El mensajero llegó a Santo Domingo

Martínez, Bonvicin y Suárez, ayer en la catedral. :: albo/
Martínez, Bonvicin y Suárez, ayer en la catedral. :: albo

El pueblo italiano de Romeno manda a la catedral un 'recado' sobre el milagro con un peregrino en bici

J. ALBO

Serafino Bonvicin atravesó los Alpes, los Pirineos, valles, montañas... Grandes cuestas, en definitiva, montado sobre la bicicleta desde la que el 17 de mayo vio quedarse atrás Romena, la localidad italiana en la que vive, rumbo a Santiago de Compostela, o más allá, a Finisterre, para cumplir una decisión personal de gratitud a la vida y un encargo del Ayuntamiento. La lluvia descargó sobre él, incesante, durante muchos días; también sintió sobre sus carnes la primavera que sigue siendo invierno en las alturas. Un hombre duro que habiendo vencido todas las dificultades a lo largo de más de 1.700 kilómetros es incapaz de contener la emoción y articular palabra cuando se le recuerda qué siente al haber cumplido uno de sus objetivos. No puede decir nada, pero tampoco hace falta: se entiende perfectamente.

Rebobinando. Romeno es una pequeña localidad en la provincia de Trento, que cuenta con una iglesia del siglo XV en cuya fachada está representado, de forma pictórica, el milagro del ahorcado y del gallo y la gallina. Ya hay una primera conexión con Santo Domingo de la Calzada.

Serafino decidió un día hacer el Camino de Santiago. «Mi padre murió antes de cumplir 57 años. También mi hermano. Yo tengo ahora 58 y me prometí hacer un viaje de agradecimiento a la vida», explica.

El alcalde de Romena, Luca Fattor, enterado de sus propósitos, le preguntó si podría llevar a la catedral de Santo Domingo de la Calzada un libro y un pergamino como señal de amistad entre los dos pueblos. El párroco, Francisco José Suárez, acompañado del prior de la cofradía del Santo, Jesús Martínez, recibieron ayer al peregrino y su valiosa mercancía afectiva. El pergamino reza, en italiano y castellano, lo siguiente: «La Comunidad de Romeno, a través de su mensajero y peregrino Serafino Bonvicin, saluda con amistad a la comunidad de Santo Domingo de la Calzada y celebra el vínculo histórico y artístico que los une a través de la representación del 'Milagro jacobeo del ahorcado, en la fachada de la iglesia de San Antonio Abad en Romeno».

«Soy muy feliz, por mí y por la gente de mi pueblo», indicó Serafino antes de quebrarse por la emoción y de hablar del viaje para el que se lleva preparando muchos años. «He encontrado mucha gente de diversos países; un maravilloso paisaje e ir solo es un modo para pensar. Me concentro tanto en pensar que no siento la fatiga», confesó.

Suárez anticipó que escribirá a la parroquia y al Ayuntamiento de Romena para agradecerles el gesto y enmarcó algunos planes en el Jubileo del 2019, por el Milenario del nacimiento de Santo Domingo de la Calzada, para «que sean el principio de un hermanamiento y de una relación fructífera y provechosa para todos, en torno a un milagro que está muy extendido por el Camino».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos