Cuenta atrás hacia las fiestas del Santo

Fotografía de grupo de las jóvenes 'doncellas', con el prior, Florentino Rodríguez, y algunos cofrades, antes del comienzo del reparto. :: albo/
Fotografía de grupo de las jóvenes 'doncellas', con el prior, Florentino Rodríguez, y algunos cofrades, antes del comienzo del reparto. :: albo

El reparto de los molletes, el pregón, las 'vueltas' y la Novena enfilan a la ciudad hacia el disparo del cohete, el día 10

JAVIER ALBO

Santo Domingo de la Calzada enfila siempre la cuenta atrás (o hacia adelante) hacia sus fiestas patronales, al grito de '¡El Pan del Santo!'. Portal por portal, las jóvenes que procesionarán como 'doncellas' el 11 de mayo cumplieron ayer su cometido con la tradición local ataviadas con traje regional y sin salirse una línea de lo que el abad de la cofradía del Santo les había indicado poco antes de bendecir los molletes. «Llamáis al timbre y nada de buenos días ni dar explicaciones; solamente tenéis que decir ¡el Pan del Santo!», les explicó. Y eso es lo que hicieron toda la mañana, por grupos y con coches y resignados burros de apoyo, que trasvasaban su carga a sus cestos, una y otra vez, hasta que el reparto se dio por concluido. Unos 7.000 molletes, que también llegaron -como la tradición, basada en la gratitud o la devolución de viejos favores manda-, a Cirueña, Ciriñuela, Manzanares de Rioja, Morales, Corporales, Gallinero de Rioja y Viloria de Rioja.

Ayer, tocaba correr un poco más que otros años, porque a la una era el pregón de fiestas, a cargo de Eduardo Azofra, doctor en Historia del Arte por la Universidad de Salamanca. El cambio de hora no pareció afectar a la asistencia, ya que lo presenciaron unas 600 personas, según calculó el personal del Teatro Avenida, aproximadamente las mismas que el año pasado en horario casi nocturno.

«Queridas calceatensas, queridos calceatenses, concebid vuestra vida como una obra de arte y disfrutad de las fiestas del Santo, que son una bestial obra de arte. Unamuno en su última lección en Salamanca les dijo a los estudiantes: «Sed siempre estudiantes». Yo, a vosotros, os digo, sencillamente: Sed siempre calceatenses. Con eso está todo dicho», indicó en la recta final de su elaborada y amena intervención, que aderezó con guiños a sus recuerdos personales, la importancia del patrimonio local y su cuidado. en la que animó a vivir, convivir y disfrutar de las fiestas. «Seamos, como siempre, hospitalarios, solidarios y acogedores», dijo poco antes de que el alcalde, Agustín García Metola, le obsequiara con un cuadro de Aurelio Rojas y le colocara el pañuelo festivo.

El acto incluyó una actuación de la banda municipal de música, dirigida por Guillermo José Hidalgo, que interpretó cuatro piezas, la primera de ellas el himno de la ciudad, con todo el público puesto en pie.

Las 'vueltas' del Santo y la Novena completaron el programa de una jornada con la que la ciudad entra en tiempo de descuento hacia sus fiestas. Diez, nueve, ocho...

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos