Alumnos del colegio Sagrados Corazones pusieron el pañuelo festivo a los abuelos del hospital

J. A. SANTO DOMINGO.

En el Hospital del Santo, las fiestas ya han comenzado. Medio centenar de alumnos del colegio Sagrados Corazones acudió ayer a la residencia con un contagioso cargamento de alegría que fueron desembalando ante la curiosa mirada de los abuelos. Estos, gracias a los pupilos, en su gran mayoría con edades entre 3 y 5 años, pudieron disfrutar de un resumido anticipo de las tradiciones que estos días tomarán las calles: las 'vueltas', minidoncellas, inquietísimos danzadores, gaiteras, carneros... Allí cantaron todos 'Iremos a casa del prior, a que nos dé de beber...', y, tras ello, la chavalería repartió entre los abuelos los pañuelos de fiestas que ellos mismos habían elaborado. La iniciativa se enmarcó en la antesala de unas fiestas que repartió por las calles los preparativos de última hora, incluida la ornamentación de La Rueda que mañana saldrá muy bien acompañada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos