Los agricultores no ven viable el regadío del Oja y piensan ya en otras opciones

Reunión celebrada ayer en el Ayuntamiento de Santo Domingo de la Calzada. :: albo/
Reunión celebrada ayer en el Ayuntamiento de Santo Domingo de la Calzada. :: albo

Pese a las dudas sobre su futuro por el alto precio del proyecto los regantes de siete municipios van a seguir adelante con la creación de la comunidad

J. ALBO

Una treintena de representantes de los Ayuntamientos, comunidades de regantes, agricultores y de los consejos agrarios de las poblaciones afectadas por el plan de regadío del Oja volvieron a reunirse ayer en Santo Domingo de la Calzada para seguir avanzando en la constitución de la comunidad de regantes que debe actuar como interlocutora con las administraciones y tomar las decisiones oportunas.

Entre estas últimas, la principal será la de seguir adelante o no con el proyecto, cuyo futuro se antoja con escasos visos de llevarse a cabo dado su elevado presupuesto -unos 170,6 millones de euros- y la parte que tocaría pagar a los regantes. De hecho, en la reunión casi se hablo más de otra opción, la regulación del Oja en cabecera, que del plan de regadío, hasta el punto de que el alcalde anfitrión, Agustín García Metola, tuvo que reconducir en varias ocasiones el debate para que este se centrara en el objeto de la reunión. Y también llegó a decir: «Para hablar de una solución distinta a esta tendríamos que citar a todas las poblaciones, ya que aquí solo se han convocado a las diez que entran en el proyecto». Ni siquiera asistieron todas: faltaron Bañares, Herramélluri y Villalobar. Sí estuvieron Cirueña, Corporales, Grañón,Hervías, Leiva, Santo Domingo de la Calzada y Tormantos. De entre ellos salieron 15 personas, que se ocuparán de la redacción de los estatutos y puesta en marcha de la comunidad de regantes. Aunque no están incluidos en el proyecto también se invitó, y asistieron, representantes de Ojacastro, Manzanares y Gallinero de Rioja.

A la mayoría no les salen las cuentas, sobre las que hizo el consejero de Agricultura en la presentación del plan celebrada en febrero en el Teatro Avenida, solo orientativas y, a su vez, basadas en las 8.430 hectáreas que se inscribieron para un plan similar en el año 2006. De hecho, todo parece apuntar que ese número sería ahora mucho menor y, por tanto, mayor la cantidad a pagar por cada una de ellas. El futuro del proyecto pinta bastante negro, algo que los datos corroborarán o no. Los municipios interesados quieren, al menos, poner en marcha el proceso y ver qué pasa, aunque algunos ya auguraban ayer que el plan de regadío «caerá por su propio peso».

Dado el interés por debatir otras opciones antes del verano se convocará otra reunión encanminada a plantear alternativas para la redacción del próximo plan hidrológico, cuyos trabajos se alargarán durante este año y el próximo. Uno de los asistentes indicó que «el Plan A siempre ha sido Posadas», y, aunque García Metola recordó que el proyecto se rechazó en la legislatura 1991-1995, varios de los presentes volvieron a reivindicarlo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos