La Rioja

La suerte de encontrarse de vacaciones

La suerte de no tener clase
/ Javier Albo
  • Alivio general porque no hubiera alumnos cuando se hundió el techo en un aula del colegio Hermosilla

  • "Si hubiera habido alumnos, hoy tendríamos desgracias personales", reconoce el alcalde de Santo Domingo

Alivio entre los responsables políticos y educativos, además de gratitud -dirigida, quizá, a la azarosa fortuna-, en el día después de que parte del falso techo se derrumbara sobre los pupitres de una de las aulas del Ceip Beato Jerónimo Hermosilla, que se encontraba vacía al estar sus ocupantes -niños de Tercero de Primaria- disfrutando de las vacaciones de Semana Santa.

«Si hubiera habido alumnos tendríamos que lamentar daños personales», reconoció el alcalde, Agustín García Metola, en la rueda de prensa que ofreció ayer para aportar todos los datos conocidos hasta el momento en torno al suceso que tuvo lugar sobre las 9 horas del miércoles en la primera planta del inmueble, en el que en ese momento solo había una mujer del servicio de limpieza, que no sufrió daño alguno.

Además de congratularse de lo principal, que solo hubiera daños materiales, el alcalde lanzó un mensaje de tranquilidad a los padres de alumnos por cuanto lo ocurrido va a permitir reforzar la seguridad del inmueble -gracias a la conjunción de esfuerzos entre el Ayuntamiento y la Consejería de Educación, Formación y Empleo, sobre todo-, que lo van a mirar con lupa y corregir todas las deficiencias que se observen.

La pregunta que muchos se hacían ayer era: ¿Por qué se cayó el falso techo? «Inicialmente y en consideración de los técnicos, la causa inicial se presupone que ha podido ser la colocación sucesiva de falsos techos, soportados unos en los otros y las humedades a lo largo de los años, que han podido debilitar el cañizo que soportaba uno de los dos techos falsos», indicó el alcalde. Uno se vino abajo y arrastró al otro.

El mismo miércoles empezaron a realizarse catas en diversas dependencias y se decidió que estas se extendieran a todo el edificio, incluidos pasillos y otras dependencias, al comprobarse que el sistema de falsos techos es muy similar. Es lo que están haciendo desde el jueves los servicios técnicos del Ayuntamiento y de la Consejería, junto con personal de la empresa ATISAE, de Logroño, y de la Brigada de Obras y Servicios, labores que continuarán los próximos días y que también se extenderán a toda la estructura del tejado del edificio, tras las cuales se redactará un informe.

De momento, se ha recomendado que no se utilice la planta primera del colegio. Aunque el Ayuntamiento ofreció su 'Aula de Formación' y otros espacios libres del Juzgado de Paz, la dirección del centro ha preferido que todos los alumnos estén juntos y, por ello, a partir del próximo lunes, los de Tercero y Cuarto cambiarán sus aulas por otras que ya han comenzado a acondicionarse en el otro edificio del colegio de la carretera de Gallinero, y los de Primero y Segundo se reubicarán en la planta baja del de plaza de España. El alcalde anticipó que, aunque estas medidas son provisionales se toman «pensando que el curso escolar va a concluir en las dependencias que ahora se van a habilitar».

Por su parte, las actividades de la Banda Municipal de Música se trasladarán al salón de usos múltiples del Ayuntamiento y las de la Escuela de Música se impartirán en las mismas aulas de la planta baja, en la que este mismo fin de semana se va a desmontar el falso techo de placas y se va a colocar, «aunque no es necesario, una red de seguridad en las aulas, ya que no hay ningún inconveniente en que en las mismas se lleve a cabo la actividad educativa, al ser distinto el sistema de falto techo», explicó García Metola.