La Rioja

Panorámica de la muralla de la avenida de Burgos, sin nidos. :: a. m.
Panorámica de la muralla de la avenida de Burgos, sin nidos. :: a. m.

Las cigüeñas siguen en Santo Domingo

  • Seis de las 8 parejas desalojadas de la muralla se han reubicado en las riberas del Oja

El equipo de Gobierno de Santo Domingo de la Calzada ha dado por concluido el proceso de reubicación de la colonia de cigüeña blanca que ocupaba la muralla de la avenida de Burgos, una vez finalizada la fase de seguimiento de las ocho parejas que ocupaban los torreones, seis de las cuales se han instalado en la nueva ubicación, en las riberas del Oja.

Los trabajos se iniciaron el 30 de enero, con la retirada de 12 nidos de 3 torreones y prosiguieron con la instalación de 14 nidos en los postes artificiales de las riberas del Oja, mientras se llevaba a cabo un seguimiento de la colonia para evitar que anidara en los torreones. «Ha sido un proceso delicado, que ha precisado de grandes tiempos de observación para conseguir el mayor porcentaje de éxito y evitar trasladar el problema a otros edificios», indicó el alcalde, Agustín García Metola.

Antonio Martínez, de la empresa 'Control Avifauna', aseguró que «observamos lo avanzado de su proceso de reproducción, que depende de varios factores como el climatológico y las cópulas, entre otros. De una manera indirecta provocamos que periódicamente las cigüeñas vuelen sobre el cercano nuevo emplazamiento en las riberas del río, donde tomamos datos de qué parejas visitan y se posan en los nuevos nidos. De esta manera, poco a poco las cigüeñas van pasando cada vez más tiempo sobre su nuevo nido en las riberas y comienzan a dejar de visitar los torreones».

García Metola incidió en que «el principal objetivo de todo este proceso ha sido conseguir no solo que las cigüeñas no aniden sobre el patrimonio, sino que el municipio no perdiese a esta elegante zancuda de su paisaje, haciendo un esfuerzo por conservarla con este tipo de actuaciones que no solo se limitan a expulsarlas de zonas en las que causan un evidente daño, sino que también se preocupan de reubicarlas en nuevos emplazamientos».