Recuerdos en blanco y negro

Una de las imágenes que se exponen desde hoy en Azofra. :: l.r.
Una de las imágenes que se exponen desde hoy en Azofra. :: l.r.

Azofra repasa el siglo XX en la localidad a través de un centenar de fotografías

LA RIOJA

«Azofra en el recuerdo». Éste es el título elegido por la Asociación de Mujeres de la villa para la exposición fotográfica que se inaugura hoy (20.30 horas) y que repasa el siglo pasado a través de más de un centenar de imágenes. Su apertura, en los bajos del Ayuntamiento, coincide también con al inicio de las fiestas de Santa María Magdalena. La exposición estará abierta hasta el domingo.

Viejos oficios y costumbres como el de botero, vendimia en familia, mujeres con el cesto a la cabeza con la comida, labores del campo con ganado, tertulias a la fresca... son algunas de las escenas cotidianas de la vida de estos pueblos que para los más jóvenes constituyen una sorpresa desconocida.

Fotos

En estas imágenes se descubre una villa carente de maquinaria, donde las manos de hombres y mujeres eran el motor de la economía, desgracias como la crecida del río Tuerto en 1978 o inmensas alegrías como la llegada de la red de agua potable, cuyas obras se iniciaron el 25 de noviembre de 1977.

«Sí, señores, a las tres de la tarde, el trepidante compresor a modo de clarín anunció a toda la villa que las obras comenzaban. Atrás quedan miles de kilómetros recorridos, innumerables reuniones, buenas palabras de políticos, ciertos de cartas y oficios, etc.», escribía Alfredo Martínez en el actual Diario La Rioja.

La muestra no olvida la unión entre el pueblo y sus bodegas, escenario de la actividad social de los más jóvenes, que también se ha perdido con el paso de los años. De sus calles han desaparecido recuerdos como el de la vieja fuente de cuatro caños que se inauguró en 1923, pero han surgido otros como el albergue de la Iglesia y que se ha completado con la apertura del albergue municipal. Y es que Azofra fue pionera en su relación con el Camino de Santiago y en 1.168 levantó el Hospital de Peregrinos junto a la iglesia de San Pedro.

Además, las fiestas comienzan esta tarde, con la imposición del pañuelo a los niños nacidos en el pasado año y en el actual, y tienen un marcado componente gastronómico, ya que durante estos tres días se degustarán chorizo y salchichón (hoy); bizcochos con moscatel (mañana); y pincho moruno y chocolate con churros (domingo). También se ha programado pelota y un mercado artesanal, con talleres infantiles incluidos.

Fotos

Vídeos