La procesión de la Cruz de septiembre reúne a los 'picaos'

Tres de los disciplinantes que participaron en la procesión de la Cruz de Septiembre en el Calvario. :: D.M.A./
Tres de los disciplinantes que participaron en la procesión de la Cruz de Septiembre en el Calvario. :: D.M.A.

Cinco disciplinantes se fustigaron en la tarde de ayer ante la imagen de La Dolorosa en la última cita del año del rito ancestral

DIEGO MARÍN ABEYTUA

La procesión de la Cruz de Septiembre es la última cita del año en la que los disciplinantes participan en el rito ancestral de San Vicente de la Sonsierra, después de la Semana Santa y de la Cruz de Mayor. Como es habitual, la romería comenzó con la salida a las 18 horas de la Ermita de San Juan de la Cerca, descendiendo hasta el pueblo y alcanzando el monte Calvario, ante el Toloño. Desde el inicio tres personas acompañaron a la procesión dispuestas a disciplinarse, dos de ellas, además, con los pies encadenados.

En el regreso al municipio, en la cuesta del Sendero de los Chozos y Lagares, esperó un cuarto disciplinante. Poco después, junto a la Basílica de la Virgen de los Remedios, comenzó el rito, siempre bajo un solemne y respetuoso silencio, y se incorporó un quinto.

El primer encapuchado se arrodilló ante la imagen de La Dolorosa, su acompañante le ayudó a despojarse de la capa y a desnudar su espalda y comenzó la disciplina, azotándose con una madeja de cuerdas de algodón. Poco después, comenzaron a hacer lo mismo el resto de los 'picaos'.

Cientos de fieles

La Cofradía de la Santa Vera Cruz de San Vicente de la Sonsierra organiza esta procesión, que ayer fue mucho menos multitudinaria que las de Semana Santa pero, aun así, reunió a cientos de fieles, vecinos y turistas, para asistir a tan espectacular evento religioso. Los 'picaos' se azotan durante aproximadamente veinte minutos, como máximo, y después se retiran, siempre guardando su anonimia, de nuevo a la Ermita de San Juan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos