La CHE prevé para el próximo verano la prueba de llenado de Soto-Terroba

Un hombre saca una foto a la pared de la presa de Soto-Terroba durante los últimos días de episodios de nieve en la zona. :: justo rodríguez/
Un hombre saca una foto a la pared de la presa de Soto-Terroba durante los últimos días de episodios de nieve en la zona. :: justo rodríguez

El organismo precisa que ya ha ejecutado la mitad del proyecto de obras complementarias, los últimos trabajos que restan para la presa

P. HIDALGO

La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) estima comenzar la fase de pruebas o puesta en carga de la presa de Soto-Terroba el próximo verano u otoño.

Éste es el horizonte temporal que maneja el organismo dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA), una vez que ya se ha ejecutado la mitad del proyecto de obras complementarias (los últimos trabajos que restan de esta actuación). Concretamente, se ha alcanzado el 50,7%.

La CHE concreta que, de este modo, el conjunto de las obras de lo que será la infraestructura que regulará el río Leza está ultimada en estos momentos al 98,9%.

En estos momentos, los trabajos se focalizan en la construcción de la variante de la LR-250

La entidad indica que en la actualidad se trabaja «en casi todos los capítulos de las obras complementarias». Los trabajos que da por finalizados son la adecuación de un desvío provisional de la carretera LR-250 (la vía que vertebra el Camero Viejo), la conducciones y el edificio de administración de la futura presa y la reposición telefónica.

Además, apunta que se encuentran prácticamente concluidos la ventilación, los accesos en el desagüe de fondo y el revestimiento del canal de restitución, que constituye la salida del desagüe de fondo.

Tierras y taludes

En estos momentos, los trabajos en la zona se focalizan en la construcción de la variante de la LR-250.

En este sentido, el organismo adscrito al MAPAMA detalla que ha completado casi la mitad de los movimientos de tierras previstos en la zona y algo menos de la mitad de los trabajos para la estabilización de taludes.

Asimismo, indica que «están muy adelantados los elementos de auscultación y del plan de emergencias (por ejemplo, los sistemas de recogida de datos y de aviso a la población) y también los trabajos de integración ambiental y la regulación del vaso». Entre las actuaciones que aún no se han emprendido figuran el acceso al estribo derecho, la reposición del abastecimiento y algunas acciones de restitución territorial.

Ante este desarrollo de los trabajos, la CHE baraja que «si todo sale como está previsto y se implanta el plan de emergencias (un paso previo obligatorio para poder iniciar la puesta en carga), estas pruebas podrían comenzar el próximo verano u otoño».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos