La presa que almacena agua... de borrajas

Imagen que presentaba este martes el río Oja, a su paso por Ezcaray, completamente seco. /Javier Albo
Imagen que presentaba este martes el río Oja, a su paso por Ezcaray, completamente seco. / Javier Albo

El Gobierno de La Rioja paraliza todo el procedimiento sobre la presa de Ezcaray para buscar consenso

Javier Albo
JAVIER ALBOSanto Domingo

El procedimiento sobre la pretendida infraestructura con la que el Gobierno de La Rioja removió los tranquilos cimientos del valle del Oja en abril del 2016, cuando anunció la licitación de la redacción del proyecto de construcción de una presa y embalse de regulación en la cabecera del Oja, aguas arriba de Ezcaray, está «absolutamente paralizado», indicó ayer el consejero Íñigo Nagore.

Más

La coletilla que empleó después, «por el momento», sugiere una continuidad futura, pero esta no se vislumbra a corto plazo por la dificultad del objetivo marcado para retomarlo, que es llegar a un consenso, en un tema que tantos intereses y opiniones enfrentadas concita. «No queremos seguir adelante, por lo tanto no hay nada en estos momentos, ni presupuesto previsto, hasta que exista un consenso lo más amplio posible entre todos los implicados y, fundamentalmente, entre todos los municipios que se van a servir de este abastecimiento», explicó.

Difícil empresa, ante la que no se descarta una actuación unilateral de la Administración, si bien con la boca pequeña. «Si la situación de los abastecimientos empieza a fallar habrá que tomar decisiones, por supuesto, que en cualquier caso tienen que contar con un consenso mínimo», indicó Nagore, que no obvió que el Gobierno del que forma parte «no está en mayoría» y, lo más importante, que ahora mismo no hay una demanda de la infraestructura por parte de los municipios que podrían beneficiarse de ella. «No podemos imponer una solución que no es mayoritariamente aceptada», agregó.

«No queremos seguir adelante hasta que exista un consenso lo más amplio posible» Íñigo Nagore Consejero de Agricultura de La Rioja

«El problema que tiene Ojacastro es independiente del bombeo en el pozo San Torcuato» Íñigo Nagore Consejero de Agricultura de La Rioja

En Ezcaray, abanderada de la oposición a una presa sobre la que el Gobierno regional se retranqueó dos meses después en busca ya del consenso, su alcalde, Diego Bengoa, asegura que no hay problemas de agua, pese al bando que desde las paredes de la villa anunciaba el 9 de octubre cortes para ese día y el siguiente «debido a la escasez de agua existente en Ezcaray». El primer edil explicó que «por la sequía ha bajado el caudal y, aunque sigue entrando agua más que de sobra para la gente de Ezcaray, en previsión de un 'puente' del Pilar con mucha afluencia de visitantes pusimos el bando».

«Si no avisas y luego cortas el agua y se estropea alguna caldera o electrodoméstico, las aseguradoras nos pueden pedir responsabilidades», dijo. Finalmente utilizaron una bomba para meter más agua a la captación y solo se cortó el agua el día 10, pero por unas obras para cambiar una tubería. «Ahora se nos está sobrando el depósito otra vez», indicó el regidor municipal para ilustrar que tienen agua suficiente. Eso sí, «en previsión de que esto siga así, que no llueve», el Ayuntamiento ha prohibido regar los jardines y huertos, lavar coches y llenar piscinas con agua de boca.

Una de las muchas pancartas que cuelgan de las paredes de Ojacastro, en defensa de su río. :
Una de las muchas pancartas que cuelgan de las paredes de Ojacastro, en defensa de su río. : / Javier Albo

Santo Domingo, por regular

Aguas abajo -es un decir, porque ni gota-, Ojacastro ha alumbrado la 'Plataforma en Defensa del Río Oja', que ha empezado a movilizarse contra la inédita falta de agua en su río y cauces, con la consiguiente afección sobre el ganado y los pequeños agricultores. Dicho colectivo culpa de la situación a los bombeos que se realizan desde el año 2016 en el pozo San Torcuato, pero Nagore lo negó.

«El problema es independiente de este bombeo», aseguró. «Estamos extrayendo un caudal inferior al autorizado y, sobre todo, arrastramos desde hace dos años una situación de escasez de precipitaciones en toda esta zona, con lo que ello supone de disminución de recursos importante».

Hace un año, en Santo Domingo de la Calzada también se culpaba a los mismos bombeos de la falta de agua en sus captaciones y, derivado de ello, de desabastecimiento en parte del vecindario. «Nos están secando la captación los bombeos que se hacen aguas arriba, y esos bombeos los está haciendo el Gobierno de La Rioja», dijo el alcalde, Agustín García Metola. Este año no ha habido problemas.

El Ayuntamiento se ha puesto a renovar el colador en que el paso del tiempo había convertido sus redes, con resultados positivos en poco tiempo. En septiembre, el regidor señaló que en el último año el consumo de agua había descendido en «más de 1.000 metros cúbicos diarios». La ciudad calceatense si quiere una regulación del Oja en cabecera, tal y como aprobó solicitar el pleno en marzo, al Gobierno de La Rioja. No dice si una presa, embalse o qué. Y tampoco dónde. Eso se lo deja a los técnicos.

Fotos

Vídeos