En Pedroso no quedaron ni cáscaras

El grupo de danzas 'Virgen del Patrocinio' deleitó al público. :: /Félix Domínguez
El grupo de danzas 'Virgen del Patrocinio' deleitó al público. :: / Félix Domínguez

La XXI Feria de la Nuez se saldó con un nuevo éxito, pese a agotarse pronto las existencias debido a la escasa cosecha

Félix Domínguez
FÉLIX DOMÍNGUEZPedroso

La jornada en Pedroso para glosar las virtudes de su fruto estrella se desarrolló con éxito total de asistencia de público llegado de todos los puntos de la geografía riojana y aún más allá. A pesar de que la mañana amaneció nublada y amenazaba lluvia, al final el cielo se fue despejando poco a poco y el tiempo acompañó en la XXI Feria de la Nuez.

Los actos comenzaron con una misa en la ermita de Nuestra Señora del Patrocinio. Mientras ésta se iba desarrollando, por las calles del pueblo la gente comenzaba a bullir con ganas de pasar una agradable mañana de compras y observación.

La merma de la cosecha de nueces, ocasionada por las heladas de finales de abril y primeros de mayo, que pilló a los nogales en plena floración, no fue óbice para que los primeros en llegar a la localidad se pudiesen llevar sus buenos kilos de este fruto seco. Según figuraba en los pasquines colgados por las paredes de Pedroso, tienen innumerables virtudes para la salud de quienes los consumen.

La degustación de cocido de caparrones puso el punto final a una jornada festivo-gastronómica

Además, para el que llegó tarde a por nueces, en los puestos había un amplio surtido de productos elaborados con este fruto seco como principal ingrediente. Y, si no, había otros productos para comprar, desde caparrones pintos de la zona hasta patés, pasando por numerosos postres e incluso elementos ornamentales o de recuerdo.

A media mañana, en pleno centro de la localidad, las doce componentes del grupo de danzas 'Virgen del Patrocinio' ofrecieron una demostración de los bailes típicos de Pedroso, que concitaron la curiosidad y los aplausos del personal.

Para poner el suculento broche de oro, llegó el reparto de caparrones con sus sacramentos, pan, vino y nueces de postre, hasta consumirse más de 600 raciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos