Pedroso, el pueblo que se comparte

Todo el pueblo está volcado en conseguir su inclusión en el juego del Monopoly. :: F. D./
Todo el pueblo está volcado en conseguir su inclusión en el juego del Monopoly. :: F. D.

La villa de la cuenca del Najerilla lucha por estar en el próximo juego de Monopoly

F. DOMÍNGUEZ

«A Estela y a Vito, que se enteraron de que Monopoly había abierto una votación para incluir en la próxima edición del juego a pueblos de menos de 50.000 habitantes, se les ocurrió la idea de empezar a votar por nuestro pueblo», explica Maite Anguiano, una vecina de Pedroso que, mientras nos atiende, dice que también puede seguir emitiendo votos para lograr el propósito del que no sólo se ha contagiado toda la población, sino que «empezamos cada uno con nuestros grupos de WhatsApp, cada cual fuimos metiendo en ellos a nuestros contactos y a partir de ahí la cosa ha tomado una dimensión que ninguno de nosotros nos podíamos imaginar».

Así no es de extrañar que, ayer, cuando entramos al bar de la plaza de Pedroso, justo enfrente de la iglesia parroquial, para compartir con Maite Anguiano un café y los pormenores de la iniciativa, dentro ya había una docena de personas que, en su mayoría, con el móvil en la mano, votaban y votaban a favor de su pueblo para seguir manteniéndolo en lo alto de la clasificación. Superado el mediodía, la localidad de la cuenca del río Najerilla, famosa por sus exquisitas nueces, ya había sobrepasado los 380.000 votos.

Empezaron hace nueve días a votar y como quiera que aseguran disponer de un grupo «muy estable, muy organizado, con mucho tesón y mucha pasión», Anguiano y el resto de pedrosinos y allegados están convencidos de que lo pueden conseguir. Para ello disponen hasta el 17 de marzo y, a tenor del empeño que están demostrando, no sería nada extraño que al final Pedroso pase a figurar entre las 22 casillas del juego que en otros tiempos era famoso por disputarse entre sus jugadores calles y plazas de las dos principales ciudades españolas: Madrid y Barcelona.

Famoso por sus nueces, no en vano cada otoño la localidad celebra una gran fiesta en honor y promoción de dicho fruto seco, lejos de creer que por el revuelo que están montando pase a ser más conocido por su relación con el Monopoly, dicen que a partir de ahora pasará a ser «el pueblo de las mejores nueces, y el pueblo que ni se compra ni se vende, se comparte», lo cual tiene visos de que pueda pasar a ser un buen slogan promocional de la localidad.

Lo logren o no, al final del periodo de votaciones tienen asegurado hacer una gran fiesta en el pueblo: «Lo hayamos conseguido o no».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos