Paseo por las calles de Contrebia Leucade

Los trabajos en el yacimiento de Aguilar del Río Alhama incluyen la limpieza de las calles celtibéricas y el descubrimiento de nuevos grupos de casas excavadas en la roca. :: lalinde/
Los trabajos en el yacimiento de Aguilar del Río Alhama incluyen la limpieza de las calles celtibéricas y el descubrimiento de nuevos grupos de casas excavadas en la roca. :: lalinde

Ocho peones y dos técnicos trabajan en la actual intervención arqueológica en el poblado celtibérico

J. A. LALINDE

Contrebia Leucade sigue dando muestras de vitalidad. Como muestra de ello ahí están las tres intervenciones que se han realizado a lo largo del presente año 2017. Una campaña de excavaciones se desarrolló a caballo entre 2016 y 2017, la otra se está ejecutando en este momento con una duración de cuatro meses. Además de ello, un equipo técnico está trabajando en el entorno de la muralla romana y, finalmente, se está a la expectativa de la resolución positiva del proyecto del denominado uno por ciento cultural que depende del Ministerio de Fomento.

Los trabajos que en este momento se realizan en Contrebia están bajo la dirección del arqueólogo aguilareño José Antonio Hernández Vera. El primero de ellos está financiado por el Gobierno riojano y el Ayuntamiento de Aguilar y es continuación de campañas anteriores. El otro proyecto, adjudicado por 57.000 euros por la Consejería de Desarrollo Autonómico a la empresa Qark Arqueología S.L., se centra en el entorno de la puerta romana.

La campaña arqueológica de este año comenzó el pasado 2 de octubre y tiene una duración de cuatro meses. En ella se ocupan ocho peones y dos técnicos. Su objetivo pretende seguir acondicionando los recorridos visitables ajustándose a los elementos arqueológicos del yacimiento, de manera que coincidan con el trazado de las calles celtibéricas. Parte de los trabajos realizados hasta ahora han consistido en acondicionar caminos, arreglar tramos dificultosos y limpieza general de todos los espacios descubiertos, incluidos los de las primeras excavaciones realizadas por Blas Taracena a principio del siglo XX.

La campaña se centra en la misma zona de la anterior continuando con la limpieza de calles celtibéricas y descubriendo nuevos grupos de casas excavadas en la roca. Hay que recordar que no es tan importante el hallazgo de piezas arqueológicas concretas sino el conjunto urbano construido en este espacio de difícil urbanización que requirió de sus moradores soluciones difíciles y bien estudiadas. Como consecuencia de las sucesivas campañas realizadas se pone de manifiesto la excepcionalidad del estado de conservación e información que ofrece el yacimiento.

Paralelamente a la campaña de excavaciones se está desarrollando otra en el entorno de la puerta romana. Se trata de un proyecto que tiene una duración de dos meses y medio y que finalizará a finales de este mes de diciembre. En este proyecto trabajan cuatro arqueólogos y un equipo de topógrafos coordinados por el también arqueólogo José Manuel Martínez Torrecilla. La finalidad de este proyecto es la adecuación y accesibilidad del entorno de la puerta romana a la espera de futuras intervenciones de calado que serían objeto de la financiación proveniente del uno por ciento cultural del Ministerio de Fomento.

El trabajo de este equipo incluye labores para facilitar la accesibilidad y realizar la topografía de la zona para documentarla detalladamente. El resultado final persigue estabilizar la zona y evitar hundimientos del terreno sobre el que se actuará en fases posteriores. En concreto se está interviniendo en una estancia altomedieval (siglos VII-X) y en otra reaprovechada en época medieval pero que tuvo uso defensivo anejo a la puerta de la muralla.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos