Una pasada de jornada

Degustación de migas de pastor en la XIX Jornada de la Pasa en Nalda. / Miguel Herreros

Más de 2.000 personas se proveen de dulces y productos para la Navidad en el Mercado de la Pasa en Nalda

P. HIDALGO

La Ciruela Reina Claudia supone todo un símbolo de la localidad de Nalda y este domingo volvió a demostrar su tirón. Más de 2.000 personas se acercaron a la Jornada de la Pasa, la tercera y última de las fiestas que al cabo del año se celebran para promocionar esta fruta emblemática de Nalda.

Debido a su cercanía a las fiestas navideñas, el también conocido como Mercado de la Pasa, organizado por la Asociación PANAL y la Cooperativa naldense, constituye la cita más entrañable.

Las fotos

En su décimo novena edición, muchos acudieron a la localidad del valle del Iregua para proveerse de algunos de los dulces y productos con los que deleitar a los suyos durante la Navidad: orejones, turrón de capota, rosquillas, dulces, licores, las ya famosas y muy demandadas 'chocoruelas' (pasas bañadas en chocolate) y las choconueces.

No pudieron faltar las pasas de Ciruela Reina Claudia, pese a que «este año no hay muchas porque la cosecha de la fruta resultó escasa y la gente viene a por ellas antes del día de esta fiesta», aseguró la secretaria de PANAL, Raquel Ramírez.

Ramírez también se felicitó por la buena acogida que los tres eventos anuales logran entre los riojanos y visitantes. «Todas las ediciones se llenan», hasta el punto de que apenas si había transcurrido una hora desde el inicio de la Jornada de la Pasa y ya se estaban agotando las rosquillas, otro de los productos más demandados. La cita se completó con varias degustaciones (de migas de pastor, patatas asadas, caldo y carnes asadas); una muestra de los proyectos de PANAL y El Colletero; los productos de comercio justo de esta entidad y una visita guiada al castillo organizada por el Ayuntamiento. «Todo el pueblo estamos en acción», resumió Ramírez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos