El Niño Jesús 'nace' en Agoncillo

Una de las escenas del belén viviente escenificado ayer en Agoncillo. :: /Pilar Hidalgo
Una de las escenas del belén viviente escenificado ayer en Agoncillo. :: / Pilar Hidalgo

Más de un centenar de vecinos ponen en escena el belén viviente en la plaza del Castillo

Pilar Hidalgo
PILAR HIDALGOAgoncillo

La plaza del Castillo de Agoncillo acogió ayer la vigésimo tercera representación del belén viviente, una de las citas más esperadas de la Navidad en la localidad avionera y en la que se involucran más de un centenar de sus vecinos.

Así, otro año más la expectación resultó tremenda en las inmediaciones del Castillo de Aguas Mansas y la iglesia parroquial. Este céntrico espacio del municipio se llenó de espectadores deseosos de ver la puesta en escena del 2017.

Sin novedades

La representación al aire libre incluyó el reparto de un chocolate caliente para templar el cuerpo

En esta ocasión no hubo grandes novedades, una vez que hace dos años se introdujeron nuevas escenas como la de la familia y el empadronamiento. También volvió a escenificarse al aire libre, después de que entre 1996 y el 2013 lo albergara el polideportivo para esquivar las posibles inclemencias meteorológicas propias del invierno.

El belén viviente constó de seis escenas, que repasan la historia de Jesús desde la Anunciación hasta su nacimiento. En concreto, éstas fueron las de la Anunciación, la Casa de María y José, el Mesón, el Palacio de Herodes, los pastores con la aparición del Ángel y el portal del Belén.

Este último constituyó uno de los momentos más emotivos y simbólicos, al además escenificarse en la puerta de la iglesia.

Para sobrellevar la fría tarde del recién iniciado invierno, los quintos del 98 repartieron un chocolate caliente, aderezado por los churros que ofreció la Peña San Roque y los barquillos que distribuyó la AMPA.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos