El Supremo da la razón al Ayuntamiento en su contencioso sobre la plaza de toros

Plaza de toros 'La Farola', situada muy próxima a las piscinas climatizadas. :: F. D./
Plaza de toros 'La Farola', situada muy próxima a las piscinas climatizadas. :: F. D.

La empresa constructora reclamaba 316.937 euros como liquidación final y el Consistorio estimó un pago de 36.180 euros

F. DOMÍNGUEZ

El contencioso que mantenía el Ayuntamiento de Nájera con la empresa Construcciones Benito Martínez, S. A. (Cobemasa) a raíz de las obras de construcción de la plaza de toros 'La Farola', ha concluido en el Tribunal Supremo. Y lo ha hecho con la inadmisión por parte de dicho órgano judicial del recurso de casación interpuesto por la mercantil contra la Administración municipal. La empresa deberá hacerse cargo del pago de las costas del procedimiento, según anunció ayer el alcalde najerino, Jonás Olarte.

El origen del contencioso se remonta a la contratación de las obras de construcción de la plaza de toros en el año 2009, trabajos que fueron adjudicados por 695.000 euros, y por lo que finalmente el Consistorio abonó 68.883 euros más por algunos incrementos de obra justificados, señaló el primer edil.

Conclusión de las obras

Las obras concluyeron en septiembre del 2009 y en diciembre del 2012 la empresa adjudicataria del contrato de obras presentó en el Ayuntamiento una reclamación solicitando el abono de 316.937 euros más, «por lo que ellos consideraban una liquidación de obras complementarias», recordó Olarte.

Desestimada dicha reclamación por la junta de gobierno en fecha 24 de abril de 2013, la empresa interpuso un recurso contencioso administrativo ante el juzgado número 1 de Logroño, que dictó sentencia en el año 2016, estimando parcialmente lo solicitado hasta un límite de 36.180 euros, cantidad que según señalaba el alcalde, «es la cantidad que se ha abonado».

La empresa volvió a recurrir, esta vez ante el Tribunal Superior de Justicia de La Rioja, que dictó sentencia a favor del Ayuntamiento y de ahí surgió el recurso de casación que el Supremo acaba de no admitir.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos