San Pedro cerró el ciclo de vueltas

Chapuzón. Los vecinos se avienen a refrescar a los vuelteros./
Chapuzón. Los vecinos se avienen a refrescar a los vuelteros.

Las fiestas de San Juan y San Pedro en Nájera llegan hoy a su punto final, tras una semana de festejos para todos los públicos

Felix Dominguez
FELIX DOMINGUEZLOGROÑO

La ciudad de Nájera vivió ayer a pleno rendimiento la segunda sesión de las vueltas que distinguen a sus fiestas principales, las que tienen lugar nada más abrirse el periodo veraniego y que se celebran en honor a los santos Juan y Pedro. No hubo tanta gente como en San Juan, pero el ambiente en la ciudad fue de fiesta mayor.

La jornada en honor al santo patrón de ayer rompió con un ambiente fresquito que fue mejorando en cuanto a temperatura según avanzaba la mañana. Entonces fue cuando los najerinos se distribuyeron por ambas riberas del río Najerilla para dar cuenta de los almuerzos, como de costumbre, fundamentados en productos cárnicos a asar en las brasas de los típicos sarmientos.

Una vez consumidos los alimentos, el personal se fue trasladando al paseo San Julián y en torno a su quiosco de la música comenzaron las tres vueltas de rigor bajo los acordes de 'La verbena de la Paloma', primero; 'El baile chino', después; y 'El Molinero de Subizu', para concluir.

Una vez terminado el primer proceso vueltero, con la Agrupación Musical Najerense a modo de 'Flautista de Hamelin', el gentío se encaminó por el paseo en dirección al Puente de Piedra bailando sin parar a los sones del 'Ay Viriato' o el 'Manolé', eso sí, a paso lento para tratar de que el jolgorio acabase lo más tarde posible.

Superado el puente, el personal se introdujo con cierta parsimonia en el 'embudo' de la calle Mayor, donde avanzar se convierte en una suerte de quiero y no puedo, ya que los animosos najerinos tan pronto dan unos pasos hacia delante como los repiten hacia atrás. Llegar a la plaza de España, destino final del festejo, se convierte en una ardua tarea. A ello se suman algunas paradas para que los vecinos les refresquen con cubos de agua, la cosa se dilata un poquito más.

De cualquier manera, al final el gentío llegó a la plaza para ejecutar las tres últimas vueltas de estas fiestas y ya del año, aunque la generosidad de los músicos hizo que se prolongasen algo más.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos