La paloma de la paz, como nueva

Todo el mundo se empleó a fondo para repintar la paloma. :: /Félix Domínguez
Todo el mundo se empleó a fondo para repintar la paloma. :: / Félix Domínguez

Niños y mayores de Nájera volvieron a repintar el símbolo en la ladera de la peña Malpica

Félix Domínguez
FÉLIX DOMÍNGUEZNájera

En torno a 200 najerinos, en su mayor parte niños acompañados de sus padres, se congregaron ayer para conmemorar el 'Día mundial por la paz', que se conmemora internacionalmente el día 30 de enero en memoria y homenaje del pacifista hindú Mahatma Gandhi.

A las 11.30 horas, niños y mayores esperaban en el Monasterio de Santa María la Real a que se les entregaran las bolsas con cal para emprender el camino hacia la ladera de la peña Malpica, donde desde hace treinta años está silueteada la paloma de la paz que pintara Pablo Picasso.

Con las bolsas de la pintura y los almuerzos en las mochilas, la comitiva emprendió el ascenso hacia el lugar de la cita con la pintura. Dejando, poco a poco, bajo sus pies la parte trasera del casco histórico de la ciudad, incluido el monasterio, el personal fue llegando al lugar, donde se fueron repartiendo para cometer cada grupito la dispersión de la cal para volver a dejar la paloma como aquel 1988, cuando, un grupo de voluntarios locales dibujaron por primera vez el símbolo pacifista, para poner de manifiesto su rotunda condena a los atentados que la banda terrorista ETA cometía con frecuencia.

Poco a poco la silueta volvió a recobrar su color blanco y volvía a ser percibida con total nitidez desde numerosos puntos de la ciudad.

Tras haber realizado la labor, pequeños y mayores se ocuparon de dar cuenta de un suculento almuerzo, aprovechando la bonanza meteorológica de la jornada, con un sol que hacía más que agradable la estancia en el monte.

Luego, la mayor parte aprovecharon para acabar la escalada de la peña hasta la cruz que preside su cumbre y desde allí contemplar las magníficas vistas de la ciudad de Nájera y sus alrededores.

Después, a desandar lo andado para regresar al centro de la ciudad a disfrutar del aperitivo dominical y del resto de la jornada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos