Inoculando el 'virus' de las Vueltas

Los más pequeños pudieron revivir un San Juan a su altura, en una mañana en la que disfrutaron a lo grande

Felix Dominguez
FELIX DOMINGUEZNÁJERA

Nada mejor para evitar que una tradición popular caiga en el triste olvido que hacerla arraigar en el corazón de los más pequeños. Así lo debieron pensar en la peña Juventud cuando el pasado año pusieron en marcha una iniciativa que, por los resultados obtenidos, está claro que ha sido acertada.

Ayer, por segundo año consecutivo, el llamado en Nájera 'Día de San Juanito', es decir, el posterior a San Juan, se llevaron a cabo las chiquivueltas, por medio de las cuales se pretende inocular en los niños el 'virus' vueltero. Muchos dirán que es muy posible que no hiciera falta poner en marcha este tipo de propuestas, porque los najerinos ya nacen con el germen vueltero en su ADN, pero en estos tiempos en que los sofisticados artilugios electrónicos están presentes en la vida de los infantes casi desde la guardería no es baladí recordarles que hay costumbres najerinas que deben perdurar siempre.

Así, a eso de las 12 de la mañana, en la plaza de España se formó la comitiva, con su Venancia particular en andas encabezando la marcha, para tomar el rumbo hacia el Paseo San Julián, calle Mayor y puente de piedra mediantes. Con una Agrupación Musical Najerense muy rejuvenecida -con algunos de sus adultos como guías- y los sones de las tonadillas al uso en este evento vueltero, fueron llegando al quiosco del paseo para, tras los tres toques de bombo, comenzar a girar entrelazados -varias generaciones juntas en muchos casos- con la música de 'El baile chino', 'La verbena de la Paloma' y 'El molinero de Subizu', con sus letrillas locales, faltaría más.

Terminadas las vueltas, los pequeños pasaron a otra zona oportunamente delimitada, donde tuvo lugar una guerra de agua en la que se lo pasaron en grande y acabaron, como no podía ser de otra forma, empapados, esta vez sin que les cayera una bronquilla de mamá o papá, porque la gracia era esa, divertirse bajo el agua.

Con la batalla terminada, los niños fueron pasando por el quiosco para recibir una bolsa de chucherías y flash, obsequio con el que se daba por terminada esta mañana.

Temas

Nájera

Fotos

Vídeos