La fiesta najerina siguió con la peña Malpica

La peña Malpica recorrió los distintos barrios de la ciudad, donde no faltó alguna que otra jota. Los más pequeños fueron obsequiados con chucherías. :: F. D./
La peña Malpica recorrió los distintos barrios de la ciudad, donde no faltó alguna que otra jota. Los más pequeños fueron obsequiados con chucherías. :: F. D.

Los blanquinegros se ocuparon ayer de mantener el tono festero en la ciudad

FÉLIX DOMÍNGUEZ

Aunque pueda parecer lo contrario, las fiestas najerinas no paran. Tal vez se pueda decir que entre los días 26 y 28 transitan un poco amortecinas debido, sobre todo, a que hay muchos najerinos que no se pueden permitir vivirlas con la intensidad que ellos desearían debido a sus obligaciones laborales.

Para cubrir esos 'huecos', los integrantes de las dos peñas locales se disponen a echar el resto, aunque para ello, en algunos momentos, la única imagen festiva que se contempla en Nájera sea la que protagonizan ellos con sus músicas y actividades.

PROGRAMA PARA HOY

u17
30 horas. Degustación de café con chupito, en el local de la peña Juventud.
u18
00 horas. En la plaza de España y organizado por la peña Juventud, disco móvil, gincanas y torneo de ajedrez.
u21
00 horas. Cena por cuadrillas en la calle San Marcial, organizada por la peña Juventud.
u23
00 horas. En la plaza de España, karaoke organizado por la peña Juventud.

Si el lunes le tocó el turno a la peña Juventud, la última en llegar al panorama peñista najerino, ayer el relevó lo tomó la veterana, la peña Malpica. Para arrancar la mañana los peñistas del polo blanco y el blusón negro se concentraron en el bar Wichita, en los Barrios Altos, junto a la iglesia de La Inmaculada, para dar cuenta de un suculento almuerzo con el que adquirir energías para acometer la labor que les quedaba por delante.

Entonados los cuerpos y llenas de energía las mentes, tras disparar los cohetes de la fiesta comenzaron el pasacalles que les iba a llevar por los barrios de Wichita y San Lázaro. Arropados por la música de la charanga 'New Gufys', fueron recorriendo las calles poco pobladas, pero en las que bastantes niños con sus madres o abuelos, les esperaban animados por los sones musicales. Los más pequeños recibieron su recompensa en forma de dulces y otros obsequios, sumándose con interés al alegre pasacalles.

Terminado el recorrido por las zonas citadas, los peñistas de Malpica se juntaron en un restaurante del paseo San Julián para celebrar la comida de hermandad. Terminada ésta, se montó otro pasacalles, esta vez para recorrer los barrios de Zabaleta y Samaniego.

Para echar el cierre a la jornada, de nuevo los integrantes de la Malpica se juntaron para cenar 'en amor y compaña'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos