Dos empresas optan a las obras de la Casa de Cultura

Las mercantiles que han presentado propuestas en la licitación son Ocisa, de Logroño, y Proviser, de Nájera

F. DOMÍNGUEZ

Una vez finalizado el plazo de presentación de ofertas para realizar las obras de reparación de lesiones en el edificio Casa de Cultura San Miguel, en el Ayuntamiento se han recibido en tiempo y forma dos propuestas, las planteadas por las mercantiles Ocisa y Proviser. A lo largo de esta semana se llevarán a cabo los siguientes pasos del proceso selectivo, con la apertura de las plicas presentadas para que la mesa de contratación seleccione la más idónea.

El presupuesto base de licitación quedó fijado en 157.312 euros, con un plazo de ejecución de las obras de dos meses. Los criterios de adjudicación establecidos en el pliego de cláusulas establecen un máximo de 35 puntos para la memoria de ejecución de la obra; hasta 10 puntos para las mejoras en el plan de seguridad y salud, y afección al entorno; hasta 50 puntos para la proposición económica; y hasta 5 puntos para la ampliación del plazo de garantía.

Las obras consistirán, a grandes rasgos, en suprimir las goteras y las humedades que afectan a las paredes exteriores, limpiándolas de las vegetaciones que le han crecido, además de revocar juntas, taparlas y sellarlas. También se contempla el reparar el lucernario que cubre lo que son las dependencias de los servicios sociales municipales, arreglando la zona del tejado con tela asfáltica, y sellar el lucernario de la planta superior, en lo que fue la biblioteca. En la sala principal de la planta baja se prevé limpiar y revocar sus paredes hasta una altura de dos metros, para volverla a pintar.

El edificio, con 1.115 metros cuadrados de superficie construida, está muy afectado por humedades

Las afecciones derivan «de las filtraciones de agua en el interior del edificio a través de lesiones existentes en fachadas y cubiertas», además de que «sufre patologías de tipo físico y químico: humedades, erosiones y corrosiones, con la correspondiente degradación de los materiales que conforman tanto la estructura vista como la oculta».

Como se recordará, el edificio es el resultado de la transformación de la antigua iglesia de San Miguel, previa desacralización, en centro cultural de la ciudad, algo que ocurrió en 1994. El inmueble dispone de 1.115 metros cuadrados de superficie construida y distribuida en tres plantas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos