El atractivo de Santa María la Real

El trabajo de los actores y las guías es muy bien acogido. :: F. D./
El trabajo de los actores y las guías es muy bien acogido. :: F. D.

Las visitas nocturnas teatralizadas han servido para incrementar el número de personas que acuden al monasterio najerino

F. DOMÍNGUEZ

Los najerinos se quejan con frecuencia de un cierto olvido institucional a nivel regional de su monasterio de Santa María la Real, un monumento que, además de ser uno de los lugares más significativos de La Rioja en cuanto a patrimonio histórico, es sin duda el principal atractivo turístico de la ciudad.

Por si fuera poco, el noble e histórico edificio se encuentra ubicado en pleno Camino de Santiago, con lo que resulta de paso obligado para cuantos peregrinos atraviesan Nájera por la Ruta Jacobea rumbo a la siguiente localidad riojana del milenario camino, Azofra.

Con estas premisas, el monasterio se significa como el centro neurálgico para quienes llegan a la ciudad dispuestos a empaparse de su historia y contemplar de primera mano su riqueza artística, para lo que se cuenta con el saber y la experiencia de las guías que se ocupan de enseñar el interior del cenobio a quienes lo demandan.

Así las cosas y a pesar de no contar con campañas de promoción como cuentan otros monumentos riojanos, cada año el número de visitantes se va incrementando, poco a poco, pero de una manera continua. El último ejercicio ha supuesto un aumento en el número de visitantes que han pasado por Santa María la Real, que se cifra en 418 personas más que en el 2016.

Eso sí, el aumento se debe, como advierten las cifras, a la duplicación del número de visitas nocturnas teatralizadas, una iniciativa del Patronato del Monasterio de Santa María la Real (Gobiernos de Navarra y La Rioja, Ministerio de Cultura, diputaciones forales de Guipúzcoa, Álava y Vizcaya, Ayuntamiento de Nájera y comunidad de franciscanos), que se estrenó con notable éxito en el verano del 2016 y se reeditó el pasado año con el doble de funciones.

Las visitas nocturnas, con un montaje teatral del grupo Sapo Producciones, y la colaboración de las guías, duplicó el número de funciones y también el de asistentes, pasando de 440 en el año 2016 a los 880 del pasado 2017. Cabe matizar, que el número de asistentes a estas visitas teatralizadas es limitado, por lo que como ya ocurriera en el año de su estreno, el verano pasado también hubo mucha gente que se tuvo que quedar sin poder asistir y tendrán que esperar a la próxima edición.

Por lo que respecta a las cifras de visitantes, el total fue de 42.846, por los 42.428 del año anterior. La cifra más alta fue la correspondiente al mes de agosto, con 5.730, seguido del de abril con 5.490. Mientras el primero contó con la aportación de las visitas nocturnas, el segundo se correspondió con la Semana Santa, unas fechas en las que en Nájera se incrementa el número de visitantes por la Feria del Mueble.

El resto de meses, el de octubre contó con 4.849 visitas, el de septiembre con 4.738 y el de mayo con 4.646. Es preciso señalar que, mientras en los tres primeros meses del 2017 se notó una bajada en el registro de personas que acudieron a conocer el monasterio con relación al año precedente, en noviembre y diciembre ocurrió al contrario y las cifras se vieron incrementadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos