A la molienda, como antaño

Descargando las mieses de los asnos.

El Valle de Ocón celebró su tradicional fiesta de la Molienda con una recreación de las faenas del campo de otros tiempos

María Félez
MARÍA FÉLEZCalahorra

Muchos conocieron ayer de primera mano cómo se trabajaba en el campo hace unas décadas gracias a la fiesta de la Molienda del Valle de Ocón, que cada año congrega a un mayor número de curiosos que no se quieren perder la oportunidad de pasar un día en el campo, en un entorno privilegiado.

Las actividades contaron, como todos los años, con una demostración muy pedagógica sobre cómo se llevaban a cabo las tareas relacionadas con la tradicional elaboración de las hogazas de pan.

Vieron como se segaban las eras, en fila, para evitar accidentes o como las cuadrillas almorzaban con las típicas migas. Los segadores recibieron la mirada de cientos de vecinos llegados de localidades cercanas y de otras comunidades.

Después, delante de la recreación del tradicional molino de viento, se volvió a vivir uno de los momentos más intensos: la trilla, faena en la que se retira el grano de la paja.

Mientras, cada localidad fue ofreciendo deliciosas viandas: huevos fritos, migas, orejas rebozadas, champiñones, setas... un placer para los sentidos.

Fotos

Vídeos