El juez envía a prisión provisional al presunto agresor de una médico y una enfermera en Lardero

Centro de salud de Lardero, donde se produjo la agresión a última hora de la mañana del lunes/Antonio Díaz Uriel
Centro de salud de Lardero, donde se produjo la agresión a última hora de la mañana del lunes / Antonio Díaz Uriel

El acusado protagonizó un episodio similar hace ahora un año en el centro de salud de Alberite y tenía orden de alejamiento de su víctima

Carmen Nevot
CARMEN NEVOTLogroño

El titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Logroño envío ayer a prisión provisional a un hombre, de 50 años, acusado de agredir el día anterior a una médico y una enfermera en el centro de salud de Lardero. El episodio se produjo a última hora de la mañana del lunes cuando el individuo, que ya protagonizó unos hechos similares en diciembre del 2016, agredió primero a la doctora y posteriormente a la enfermera que había salido en defensa de la facultativa. Un paciente que esperaba ser atendido en el mismo centro sanitario consiguió doblegar al atacante.

De acuerdo con el relato de lo sucedido que ayer hacía la CSIF, el acusado «estuvo a punto de estrangular» a la médico y la enfermera resultó con mordeduras. Tras la agresión, el asaltante fue conducido hasta el centro de salud de Alberite, donde volvió a ser atendido por el personal sanitario de este centro. Posteriormente, fue detenido por la Guardia Civil y ayer por la mañana pasó a disposición del juez, que dictó su ingreso provisional en prisión hasta la celebración en los próximo días del juicio rápido en el que tendrá que rendir cuentas por estos hechos.

EL DATO

46
agresiones a profesionales sanitarios se han registrado este año, 43 verbales y 3 físicas.

No es la primera vez que agredía a personal sanitario. El 16 de diciembre del 2016 el acusado accedió al centro de salud de Alberite, donde le informaron sobre los pasos que debía realizar para ser atendido y le indicaban que su centro de salud y su médico de cabecera los tenía asignados en su localidad de residencia, Lardero.

Al parecer, el hombre, al no quedar conforme con la información recibida, irrumpió en la consulta de uno de los facultativos, donde se le volvió a explicar qué pasos debía seguir para su atención, momento en el que comenzó a comportarse de manera agresiva y violenta, llegando a propinar un puñetazo en el rostro a uno de los profesionales sanitarios que intentaban calmar la situación.

El individuo fue detenido días después por efectivos de la Guardia Civil y tras acogerse a su derecho de no declarar fue puesto a disposición del juez que en aquella ocasión decretó una orden de alejamiento que impedía que se acercase a menos de 200 metros de su víctima.

Enérgica condena

Poco después de conocerse los hechos, el Gobierno de La Rioja condenaba de manera enérgica la agresión sufrida por las dos mujeres y mostraba su compromiso total y absoluto con los profesionales sanitarios de La Rioja para erradicar estos incidentes intolerables.

La Consejería de Salud invitaba a todos los sectores a sumar esfuerzos para evitar que estas situaciones vuelvan a producirse e insistía en que la Administración sanitaria «seguirá tomando las medidas que sean necesarias para alcanzar este fin». En este sentido, Salud informaba de que desde el primer momento activó el protocolo establecido para estos casos, que incluye la asistencia sanitaria, jurídica y psicológica para las profesionales afectadas, que ayer se encontraban en buen estado.

El sistema público de salud de La Rioja dispone, desde el 2008, de un Plan específico de prevención y atención al profesional del Servicio Riojano de Salud víctima de agresiones en el desempeño de sus funciones, para proteger a los profesionales de determinadas situaciones violentas y ofrecerles la asistencia médica, psicológica y jurídica necesaria, así como las herramientas oportunas para prevenir y controlar esa situación. Además, en marzo del 2017 Salud amplió el Observatorio Riojano para la Prevención de Agresiones en el ámbito sanitario, compuesto por los colegios de Médicos y Enfermería, con la incorporación de miembros de los colegios de Psicología y Farmacia, de la Delegación del Gobierno y de la dirección de Seguridad del SERIS. Y desde septiembre los centros sanitarios cuentan con una nueva figura, el interlocutor policial territorial sanitario, creada por el Ministerio del Interior para reforzar la prevención y la investigación de acciones violentas contra los profesionales sanitarios.

Por su parte, la presidenta del Colegio Oficial de Médicos, Inmaculada Martínez Torre, subrayó, en una nota, la defensa absoluta del órgano colegial al personal sanitario ante este tipo de conductas «reprobables» y recordaba la importancia de respetar el trabajo de los profesionales de la salud, que «velan por el cuidado de todos los riojanos».

El sindicato de Enfermería, SATSE Rioja, en otro comunicado, condenaba lo sucedido y subrayaba que «los casos de agresiones a profesionales sanitarios se siguen sucediendo de manera constante». De acuerdo con sus datos, en el caso del colectivo enfermero, ocho de cada diez profesionales han sufrido en algún momento de su trayectoria profesional una agresión física o verbal.

En La Rioja se han producido este año un total de 46 agresiones a profesionales sanitarios: 43 verbales y 3 físicas, De ellas, 26 han sido en centros de salud, 16 en el Hospital San Pedro, 3 en el CARPA y 1 al 061.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos