Y Jesús volvió a nacer en Alcanadre

Ana (Virgen María) y Pablo (San José) vistiendo a Iara (Niño Jesús). :: m.f./
Ana (Virgen María) y Pablo (San José) vistiendo a Iara (Niño Jesús). :: m.f.

Pablo Aranda, alcalde de la localidad, interpreta desde hace tres años a San José en el belén

María Félez
MARÍA FÉLEZCalahorra

Monte Viso. 25 de diciembre. Un grado de temperatura y una niebla que no deja ver mucho más allá de cincuenta metros. Son las siete de la tarde y el silencio aún lo inunda todo. Los encargados de luces y sonido van memorizando la escaleta. Empiezan a llegar los primeros actores. Forrados hasta el cuello de ropa se colocan sus trajes encima. «¿Tu barba es la blanca?», pregunta un rey mago a otro. Más de cien personas empiezan a pulular de un sitio a otro. Unos empiezan a servir el caldo a los primeros espectadores que llegan, otros encienden las antorchas...

A las siete y diez ya casi está todo el mundo. También Ana y Iara las que serán Virgen María y el Niño Jesús. Les ayuda a vestir a la pequeña San José, narrador de toda la representación y alcalde del municipio. Pablo Aranda es desde hace tres años el primer edil de Alcanadre, el más joven de toda La Rioja, y con el cargo también le llegó el de San José. Realmente éste llegó unos meses antes.

Ayer nadie le veía como el encargado de redactar y decidir los presupuestos del municipio. Ayer era uno más de la asociación, como siempre, como antes de ser alcalde.

Los nervios van aflorando entre todos. «Unas tijeras, necesitamos unas tijeras», se oye. El público va ocupando sus asientos (los que tienen valor a estar sentados en una noche en la que el frío corta y la niebla se hace cada vez más presente).

Cinco minutos y todo comienza con casi diez de retraso. «Es que siempre hay algo que retocar en el último momento», se excusa alguien. La música empieza a sonar y las primeras escenas se van sucediendo. La creación del mundo, el destino de Adán y Eva después de morder la fruta del árbol prohibido, la petición a Abraham por parte de Dios para que sacrifique a su hijo, las tablas de Dios entregadas en manos de Moisés mientras su pueblo adora al becerro de oro...

ESte año, María y Jesús fueron madre e hija

Otras de las protagonistas de a jornada en Alcanadre fueron Ana e Iara. Ana hacía, un año más de Virgen María. Ella está involucrada en la asociación desde hace años y lleva tiempo interpretando este papel, pero ayer fue un día especial para ella porque compartía escena con su pequeña Iara que en la jornada de ayer hizo de Niño Jesús. La pequeña, que paso de mano en mano en los minutos previos a la actuación, fue el foco de todas las miradas.

José (o sea Pablo Aranda, el alcalde) va narrando escena a escena hasta que él y Ana toman el protagonismo. La anunciación de que María va a ser madre, las dudas de José, su sueño y un ángel tranquilizándole, su vida cotidiana en Nazaret. Todo se va sucediendo con la misma cadencia que la niebla va arrojando un agua heladora entre los actores y los espectadores.

Y el final, la visita a Isabel, el viaje en burra a Belén, el rechazo de los posaderos y el nacimiento. La música sube, los pastores se van acercando al portal y Alcanadre, un año más se convierte en uno de los lugares más bellos de nuestra región, un municipio volcado en representar una historia de paz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos