La iglesia de Navarrete vuelve a contar con dos de sus campanas tras ser restauradas

Instalación de las campanas. :: m. h/
Instalación de las campanas. :: m. h

M. HERMOSILLA/ E. B.

El campanario de la iglesia parroquial de Navarrete ha estado huérfano durante dos meses, ya que dos de las cinco campanas que lo presiden estaban en proceso de restauración. La primera, la más grande, data del siglo XVI y dada su antigüedad no se pudo refundir, pero se arregló el yugo que la soporta, se limpió su cobertura de bronce y se instalaron unos motores que facilitasen tocarla. La segunda, de menor tamaño, es más nueva, de 1968, y esta sí se pudo refundir y «ponerse de nuevo en uso», añade el cura del pueblo, Armando Lasanta.

La restauración de ambas, instaladas ayer, pudo llevarse a cabo gracias a una aportación privada de 13.500 euros que se sumó ala subvención del Ayuntamiento de Navarrete de 4.940 euros. Aún así, desde la iglesia de Navarrete instan a que se recauden otros 6.680 euros en donativos necesarios para sufragar el coste total de le reforma.

Lasanta asegura que espera que las nuevas campanas «duren siglos» y explica que con esta inversión se vuelve a acondicionar el patrimonio histórico y «se retomará el sonido de las campanas como era en su origen, ya que pueden sonar para funciones del culto o para otras civiles como tocar a difunto o las campanadas del chupinazo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos