Huércanos pregona San Pantaleón

Los niños se afanan en recoger los caramelos que se arrojaron desde el balcón consistorial antes del lanzamiento del cohete. :: / Félix Domínguez

El presidente del TSJR, Javier Marca, dejó su testimonio ante sus convecinos

Félix Domínguez
FÉLIX DOMÍNGUEZHuércanos

Desde la tarde de ayer la villa de Huércanos vive de fiesta y lo hace porque festeja a su santo patrón San Pantaleón. Ya por la mañana hubo un prólogo, fueron las honras al santo del día, Santiago Apóstol, cuya festividad suele servir cada año como aperitivo a lo que más tarde se vive en sus calles.

En torno a las 19 horas, se fueron congregando en el Ayuntamiento los padres de los niños nacidos en el último año, a fin de que el alcalde, Roberto Varona y sus concejales, les colocasen el primer pañuelo de fiesta de sus vidas. Seguidamente, tomó la palabra el pregonero.

El recién elegido presidente del Tribunal Superior de Justicia de La Rioja, Javier Marca, natural de la localidad. El magistrado cumplió su palabra de pronunciar un pregón «extremadamente breve» ante sus paisanos y comenzó por indicarles que «después de muchos años en tierras lejanas, he vuelto para vivir en mi pueblo, Huércanos. El lugar más bonito de La Rioja, que se extiende entre campos y viñedos desde el río Yalde hasta el Alto de San Antón. Tierra de magníficos vinos, de batallas históricas, de hospitalidad y de peregrinación», elogios que los cientos de vecinos congregados bajo la balconada de la Casa Consistorial, celebraron con júbilo.

Más adelante, subrayó, «quiero hablaros como pochanquero y deciros con emoción: a los niños con su trompeta coja, a los jóvenes con sus esperanzas, a los padres y a las madres con sus trabajos, a las amas de casa con su asociación, a la Alcaldía con sus concejales, a los cofrades con sus tradiciones, a nuestros mayores con su experiencia y con su tesón, a los que nos acompañan estos días y a los ausentes que llevamos en nuestro corazón, a todos quiero deciros que viva Huércanos y viva San Pantaleón», concluyendo, ya voz en grito, reiterando los vivas.

Acto seguido, Marca procedió a prender la mecha del cohete que con su estallido desató el bullicio generalizado, al tiempo que la chavalería se afanaba en recoger los caramelos que se tiraban desde el balcón. Después hubo foto de familia, más que numerosa, y el personal, a los sones que marcaba la batucada, emprendía un pasacalles para proclamar el comienzo de las fiestas.

Fotos

Vídeos