Las últimas multas a la asociación Banda de Música de Haro suman 6.481 euros

Actuación de la Banda Municipal de Música de Haro durante la procesión de San Felices en las fiestas de junio del 2014. :: /Diego Marín A.
Actuación de la Banda Municipal de Música de Haro durante la procesión de San Felices en las fiestas de junio del 2014. :: / Diego Marín A.

En total, el Ayuntamiento ha sancionado a la entidad con 19.689 euros por siete faltas leves y dos graves

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Haro

La junta de gobierno local del Ayuntamiento de Haro acordó el pasado lunes imponer las últimas sanciones a la asociación Banda de Música de Haro. La entidad que engloba a los músicos de la Banda Municipal de Música de Haro había sido multada anteriormente con 13.207,31 euros por seis faltas leves, que suponen 7.280 euros, y una grave, por valor de 5.927,31. Quedaban por valorar los informes de la asistencia a ensayos del pasado mes de noviembre y de la comparecencia en actuaciones de los tres últimos meses, lo que ha motivado nuevas sanciones de 1.080 y 5.401,87 euros, respectivamente.

En total, este año la asociación ha sido multada con 19.689,18 euros. Cada sanción es descontada por el Consistorio en el abono de las facturas mensuales por su labor, en base al contrato firmado en el 2013 y que expiró el pasado 30 de noviembre, que incluía cuatro anualidades de 123.000 euros exentos de IVA. Con las últimas faltas se cierra el amargo capítulo en el que el Ayuntamiento de Haro se ha visto obligado a multar a la asociación Banda de Música que, junto al director, Ricardo Chiavetta, que no pertenece a la misma, ha dado forma a la Banda Municipal de Música en los últimos años.

El Grupo Municipal del PP, en la oposición, ha solicitado la celebración de un pleno extraordinario para abordar el conflicto. De hecho, el pasado 30 de octubre el PP ofreció una rueda de prensa en apoyo a la Banda, sin distinguirla de la asociación, algo que tampoco realizan los responsables de la misma, a pesar de que la primera se formó como tal, y con carácter militar, en 1840; y la segunda, en 2013, para formalizar el contrato con el Consistorio y regularizar los pagos de los músicos. Consultado entonces si esta defensa tenía motivación política, puesto que Ascensión Alonso, ex presidenta de la asociación y miembro de la gestora de la entidad, que no cuenta con directiva desde junio por dimisión de la misma, también forma parte de la junta local del PP en Haro, «es una cuestión totalmente independiente, no tiene nada que ver», defendió Alberto Olarte.

El formato actual de la Banda Municipal de Música de Haro se remonta a 1967, según documenta Fernando de la Fuente en sus estudios. La plaza de director, que ocupa desde el 2012 Ricardo Chiavetta, es por oposición y forma parte del cuerpo de funcionarios del Consistorio, no así los músicos, quienes, tal y como estipula el contrato, «en ningún caso podrán considerarse con relación laboral respecto al Ayuntamiento». «En el contrato aparece que la Banda debe actuar con una serie de instrumentos [46] y, cuando falta alguno, la asociación debe contratarlos», explica el teniente de alcalde de Haro, Javier Redondo.

«Es dinero público»

De esta manera, y gracias a la constitución de la asociación hace cuatro años, los músicos de la Banda pueden proceder de otras localidades, aunque sea de forma ocasional. Lo que ha ocurrido es que las bajas no han sido cubiertas en numerosas ocasiones y al no justificar la asociación el gasto, mediante la contratación de músicos u otras facturas, el Ayuntamiento de Haro sanciona reclamando el dinero que no se ha invertido adecuadamente.

«En un momento dado pedí que se realizara un informe para tener un control que debería haberse realizado desde el inicio. Los informes han sido cotejados en el Ayuntamiento y, aplicando las cláusulas del contrato, Alcaldía ha establecido las sanciones leves por ausencia a los ensayos e Intervención ha decretado las graves, por faltas de asistencias en actuaciones», detalla Javier Redondo, defendiendo la actuación del equipo de Gobierno de Haro y sentenciando: «Es dinero público, lo contrario sería prevaricar».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos