Las terrazas recuperan su espacio

Después de varios meses, los bares recuperan el espacio perdido por las obras de la plaza de la Paz. :: j.l./
Después de varios meses, los bares recuperan el espacio perdido por las obras de la plaza de la Paz. :: j.l.

Aunque las obras de la plaza de la Paz nohan concluido, los bares ya han extendido sus mesas y sillas para estas fiestas

JÖEL LÓPEZ

El tiempo pasa. A veces no sucede todo lo rápido que uno quisiera pero el caso es que, tarde o temprano, las cosas acaban por suceder. Y eso es lo que ha ocurrido durante estos días. Gran parte de la plaza de la Paz se ha librado de obras y vallas y los bares y restaurantes han podido reconquistar un espacio que habían perdido semanas antes de entrar en el nuevo año.

El buen tiempo y que las obras de reforma de la plaza no son eternas, aunque a varios vecinos se lo pueda parecer, han hecho que las mesas y las sillas de terraza se hayan desplegado sobre todo para ofrecer un espacio de esparcimiento a visitantes con ganas de disfrutar y a vecinos con necesidad de descansar del ruido y molestias que una obra supone.

Los días festivos van a suponer una tregua para vecinos y visitantes de las obras de reforma de la plaza de la Paz. Aunque el ejecutivo jarrero se propuso la Semana Santa como fecha límite para que este corazón neurálgico de la ciudad estuviera listo, el caso es que ha sido imposible debido a los retrasos acumulados a lo largo de los últimos tres meses. Además, la constructora pidió a la dirección facultativa un nuevo plazo más allá de la Semana Santa para acabar la obra. Así, aunque ya se encuentra muy avanzada, habrá que esperar a ver terminada la plaza de la Paz.

Más paciencia

Uno de los entornos más reconocibles de la ciudad va recuperando su aspecto natural y, aunque todavía falta unas semanas para concluir todos los trabajos, la contestación social ha disminuido un poco con respecto al mes de enero donde la asociación de comerciantes de Haro, Accira, convocó una concentración frente al Ayuntamiento para pedir explicaciones y mostrar su descontento por unas obras que en ese momento estaban paradas.

Ahora, con la calle Navarra ya concluida y con una mitad de la plaza terminada parece que la paciencia vuelve a reinar entre vecinos y hosteleros.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos