Un sondeo explicará el origen del agua en el viejo mercado

Aspecto del sótano del antiguo mercado municipal justo antes del comienzo de las obras. :: j.l./
Aspecto del sótano del antiguo mercado municipal justo antes del comienzo de las obras. :: j.l.

Hoy se reúnen los propietarios del edificio, entre ellos el Consistorio, para recibir información y valorar posibles acciones

JÖEL LÓPEZ

El Ayuntamiento de Haro va a encargar «de carácter inmediato» un sondeo para averiguar la causa o causas de la acumulación de agua en el sótano del antiguo mercado municipal.

El concejal de Obras, Javier Redondo, ha asegurado que «en cuestión de pocas semanas» el sondeo arrojará información vital para acometer una solución definitiva al problema del agua.

Redondo afirma que hoy se va a celebrar una reunión de los propietarios del edificio, entre los que se incluye el Ayuntamiento para conocer la situación. Redondo explica que «es un problema de cimientos y no tiene nada que ver con el proyecto del mercado que no ha variado». Y aclara: «El presupuesto de las obras no se va a aumentar por esta situación». El Ayuntamiento será quien pague «de momento» un sondeo que «no es barato». El Consistorio posee un 20 por ciento del inmueble y serán todos los propietarios quienes decidan el futuro del edificio.

Javier Redondo asegura que el presupuesto «no se va a aumentar» por los trabajos del sótano

Redondo pide «tranquilidad» a los vecinos ante el desarrollo de las obras. Asegura que «siempre pasan cosas en todas las obras». Asegura estar «tranquilo» aunque entiende los «nervios» de algunos vecinos.

El PP aseguró en el pasado pleno extraordinario que «ya se sabía que había agua». Redondo responde que es de todos conocido que esa zona está llena de bolsas de agua aunque afirma «nadie ha hecho nada hasta ahora para buscar las causas y las soluciones».

La acumulación de aguas fecales o el origen freático son algunas de las posibles causas. Redondo reconoce que «puede ser una o varias» las razones de esa acumulación de agua.

El pasado 19 de febrero se recibió un aviso de la constructora sobre la situación del sótano. El Ejecutivo realizó dos catas donde se encontraron, tras la solera, y una cámara de aire y, después, agua. El edil de Obras reconoce que «se decidió parar y buscar las razones por una cuestión de responsabilidad».

Debido a la dificultad de acceder a la zona, Redondo asegura que «no es viable continuar con los trabajos de demolición de parte del local».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos