La plaza de la Paz, manos a la obra

La plaza de la Paz de Haro, al atardecer, que será reurbanizada próximamente. :: /Diego Marín A.
La plaza de la Paz de Haro, al atardecer, que será reurbanizada próximamente. :: / Diego Marín A.

Después de tres propuestas, la empresa logroñesa QODA realizará la intervención en la plaza de la Paz y calles adyacentes

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Haro

«Las obras son así. Lamentablemente ocurren estas cosas», declara el concejal de Obras, Urbanismo y Vivienda del Ayuntamiento de Haro, Javier Redondo. Y es que el 'Boletín Oficial de La Rioja' informaba ayer de la adjudicación de la obra de reurbanización y renovación de la red de abastecimiento de la plaza de la Paz de Haro a la empresa logroñesa QODA Construcciones por un importe de 204.260, 06 euros (IVA incluso), dos meses después de lo que debería, tal y como había anunciado el equipo de Gobierno de Haro.

El motivo del retraso en la adjudicación, y por tanto del inicio de la intervención, es un cúmulo de problemas administrativos propiciados por la legislación vigente. «La ley permite que las empresas presenten sus ofertas a los concursos públicos con una declaración responsable de que cumplen los requisitos. Después, si resultan adjudicatarias, tienen un plazo para presentar la documentación requerida», explicó Javier Redondo. Y lo que sucedió es que una empresa, por dos veces, fue propuesta como adjudicataria y no presentó la documentación precisa. «Los plazos se han de cumplir. La empresa podría haber renunciado pero no lo hizo», expone el edil de Obras, Urbanismo y Vivienda.

La licitación se publicó en julio dividiendo la obra en dos lotes: por una parte la de la plaza de la Paz y por otra la de las calles Navarra, San Felices y Atalaya, con un presupuesto base total de 517.422,07 euros (IVA incluido). En un primer momento se propuso como adjudicataria a una UTE navarro-riojana que realizaría las dos obras, pero una de las dos empresas que concurrieron en sinergia no cumplía con la «solvencia técnica» referida a las «obras ejecutadas en el curso de los últimos diez años, acompañada de certificados de buena ejecución» y a «la maquinaria, material y equipo técnico del que dispondrá el empresario para la ejecución de las obras», así que fue desestimada.

La burocracia es caprichosa y en la segunda propuesta, con los lotes por separado, aunque no hubo problemas con el de las calles Navarra, San Felices y Atalaya, que se adjudicó igualmente a QODA (firma que presentó dos ofertas por separado), surgió el mismo inconveniente con el proyecto de la plaza, puesto que la empresa adjudicataria era la misma de la primera candidatura, la UTE, que también se había presentado en solitario, y ha tenido que expirar el plazo para desestimarla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos