Las peñas tienen nombre de mujer

La galardonada, Marisa López, con el premio y rodeada por el Regidor Síndico, Jesús Luzuriaga, el concejal de Fiestas, Rubén Salazar y representantes de las peñas. :: j.l./
La galardonada, Marisa López, con el premio y rodeada por el Regidor Síndico, Jesús Luzuriaga, el concejal de Fiestas, Rubén Salazar y representantes de las peñas. :: j.l.

Marisa López Cadiñanos es la primera peñista en ser homenajeada en las fiestas de Haro

JÖEL LÓPEZ

Ella no sabía nada. Cuenta Jesús Luzuriaga, Regidor Síndico de estas fiestas y marido de la homenajeada: «La hemos tenido engañada todos estos días». Marisa López Cadiñanos apenas pudo decir un entrecortado «muchas gracias a todos» cuando, poco después de oír su nombre recogía los abrazos, los besos y el galardón en el escenario que le acredita como peñista del año en esta edición de las fiestas de Haro.

Marisa y Jesús llevan más de veinte años en la Peña Cachondeo implicados en las fiestas. En el breve pero emocionado discurso que el Regidor pronunció para destacar la labor de la peñista de este año, Luzuriaga aseguró que «hay que destacar la labor que hace durante todo el año como cocinera, yendo a las reuniones, cuando organiza actos para la peña y tratarla como la gran familia que es». Además, López es la tesorera del colectivo desde el 2006. Como dijo Luzuriaga es «la de las perras, aunque nos mata de sed».

Y para terminar de redondear esta edición tan especial, Marisa celebraba ayer su cumpleaños. Con un gesto emotivo y bromista, alguna de las charangas que estaban presenciando el acto, entonaban un 'Feliz en tu día' para ofrecer una banda sonora apropiada al momento.

Luzuriaga decía también en la nota que leyó: «Este año es un poco más especial ya que en los años anteriores, siempre habían sido hombres los homenajeados». E insistió: «También hay mujeres en las peñas que se merecen el reconocimiento al trabajo que realizan».

Con la galardonada aún emocionada, todas las peñas y sus charangas se organizaron alrededor del quiosco de la plaza de la Paz para comenzar un pasacalles a lo largo de la ciudad para amenizar la tarde previa a la Batalla del Vino.

Pancartas, músicos y familias, muchas familias que despliegan todas sus ganas de divertirse.

Este homenaje lleva ya varios años con el objetivo, según Luzuriaga, de «reconocer el trabajo de un peñista concreto que, por diferentes motivos, su labor ha sido muy importante a lo largo de los años».

Curiosa mezcla que se dio en la plaza con los vecinos habituales de las fiestas bailando junto a los extranjeros ávidos de jolgorio, esperando a que la Batalla del Vino les sumerja de lleno en un espíritu festivo que solo se conoce en lugares tan especiales como Haro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos