Las obras del antiguo mercado se reanudan tras casi dos meses paradas

Estado actual de las obras de reforma del mercado municipal. :: j.l./
Estado actual de las obras de reforma del mercado municipal. :: j.l.

La reforma del local se junta con el cambio de las bajantes para solucionar la acumulación de fecales en el sótano del edificio

JÖEL LÓPEZ

Las obras del antiguo mercado se han vuelto a poner en marcha después de que un estudio dictaminara que las aguas estancadas en el sótano eran, en su mayoría fecales, y de que la coimunidad de propietarios del inmueble, entre ellos el Ayuntamiento, firmara un contrato para reformar las bajantes y solucionase así el problema de recogida de esos residuos líquidos.

En total han sido casi dos meses en lo que las obras han estado paradas ya que era incompatible la demolición de una parte de la lonja con la búsqueda del problema del agua estancada en el sótano.

De hecho, las obras que ya han vuelto a ponerse en marcha convivirán con la reforma de las bajantes a la que la comunidad de propietarios dio luz verde el pasado domingo.

Dicha reforma, que se encuentra fuera del proyecto del mercado y de su presupuesto, tiene un coste aproximado que oscila entre los 12.000 y 16.000 euros y pretende canalizar las aguas fecales que acababan en el sótano mediante las construcción de nuevas bajantes y de colectores que las redistribuyan.

El concejal de Obras, Javier Redondo, asegura que era «una reforma necesaria pero que al no haber actividad en la lonja no se consideró prioritaria».

La aprobación final de la reforma por parte de los propietarios ha dado luz verde a que el proyecto del nuevo mercado se ponga en marcha de nuevo.

Largo recorrido

El pasado 19 de febrero se recibió un aviso de la constructora sobre la situación del sótano. El Ejecutivo realizó dos catas donde se encontraron, tras la solera, una cámara de aire y, después, agua.

El edil de Obras reconoce que «se decidió parar y buscar las razones por una cuestión de responsabilidad».

Esas razones se buscaron con un estudio que se encargó con carácter de urgencia por parte del Ayuntamiento por un valor de 4.392,10 euros más IVA.

Según la Concejalía de Obras, este coste se ha mantenido fuera del presupuesto de la obra de reforma del mercado.

Finalmente, el estudio arrojó que las aguas eran fecales. De hecho, el origen fecal era una de las opciones barajadas desde el principio.

Así el Ayuntamiento se reunió con el resto de propietarios del inmueble, ya que éstos habían puesto en marcha una reforma de las bajantes para solucionar el problema de las aguas fecales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos