El mirador de la Atalaya ya no luce

Mirador de la Atalaya de Haro, con parte del metacrilato desaparecido y el que queda, pintado. :: D.M.A./
Mirador de la Atalaya de Haro, con parte del metacrilato desaparecido y el que queda, pintado. :: D.M.A.

Los actos vandálicos han deteriorado uno de los puntos turísticos de Haro

DIEGO MARÍN A.

Pocos asuntos suscitan el acuerdo del equipo de Gobierno de Haro y la oposición. Sin embargo, la opinión compartida llegó el pasado miércoles en el turno de ruegos y preguntas del último pleno municipal, tras el debate sobre la conveniencia de crear un nuevo puesto de jefe de prensa y la propuesta de «mejorar la transparencia», cuando la concejala popular Francisca Castillo cuestionó la situación del mirador de la Atalaya de Haro, deteriorado, víctima de actos vandálicos. Rápidamente, el concejal de Obras, Urbanismo y Vivienda, Javier Redondo, le contestó dándole la razón: «Está peor que mal».

El mirador de la Atalaya fue acondicionado en el 2011 gracias al Plan de Dinamización de Producto Turístico 'Haro, Patrimonio de Vino' financiado por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, el Gobierno de la Rioja y el Ayuntamiento de Haro, ampliándose la actuación un año después con la colocación de unas letras gigantes que se iluminaban por la noche. «Fue un gran acierto del equipo de Gobierno anterior, un gran reclamo para la ciudad», admitió Javier Redondo.

El mirador de la Atalaya ofrece una vista espectacular de Haro, del barrio de la Estación, la ribera del río Tirón, de los montes Obarenes y Sierra Cantabria y es parada habitual entre los turistas y en los visitas guiadas por la ciudad. Pero el paso del tiempo y, sobre todo, el mal uso y los actos vandálicos han disminuido el atractivo de este rincón, el más elevado y uno de los más emblemáticos del municipio. «Las letras están totalmente rotas, desvencijadas», describió Redondo. Y es que las luces led desaparecieron, fueron robadas, por lo que ya no se iluminan. El equipo de Gobierno valoró una solución, «algo que no fuera tan suculento para los ladrones», pero aún no se ha dado con la solución pertinente.

«A día de hoy, al menos, es necesario adecuar la carretera», reclamó la concejala Francisca Castillo

Por otra parte, en el mirador, parte del metacrilato ha desaparecido y el que queda se ha llenado de pintadas. Además, a menudo amanece lleno de basura, botellas, restos de la práctica del 'botellón'. «Tengo unas 40 fotos en mi teléfono de cómo está aquello. Suben los coches, hacen 'botellón'... está todo destrozado. Queremos realizar una actuación completa, una solución que no sea excesivamente cara porque, es cierto, es deleznable», así de crudo y sincero se mostró Redondo, dándole la razón a su opositora, Castillo.

«Adecuar la carretera»

La edil popular se quejó, en concreto, de la excesiva maleza que existe en el acceso, tanta que invade la acera y obliga al peatón a pisar la calzada. Así, y ante el reconocimiento de Redondo, Castillo apuntó: «A día de hoy, al menos, es necesario adecuar la carretera. En lo demás estoy de acuerdo». Todos de acuerdo.

Redondo también anunció que han hablado sobre el tema con la comunidad de vecinos de la Atalaya. La carretera de acceso al mirador, en realidad, es de uso restringido, sólo los vecinos pueden circular por ella, como está señalizado, aunque muchas veces no se cumpla esta premisa. «Hemos propuesto a la comunidad de vecinos colocar un bolardo para que nadie más salvo ellos suban con el coche», advirtió el concejal del equipo de Gobierno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos