Médicos de Haro critican la «mala gestión» y alertan sobre el caos estival

Entrada principal del centro de salud de Haro. :: j.l./
Entrada principal del centro de salud de Haro. :: j.l.

Los facultativos no descartan continuar con los plantes y reconocen que otros centros están en una situación «similar»

JÖEL LÓPEZ

Varios trabajadores del centro de salud de Haro hablan en exclusiva para Diario LA RIOJA convirtiendo sus voces en una sola. La semana pasada se plantaron. Están preocupados y perplejos.

En marzo, los siete profesionales que trabajan en la localidad jarrera pasan, como todos los años, el 'planning' de verano a su coordinador para que la dirección de Atención Primaria le dé el visto bueno: «Lo consensuamos entre todos; incluso modificamos nuestras vacaciones para que el servicio no se vea perjudicado».

Nunca pueden irse más de dos médicos al mismo tiempo de vacaciones: «Y ese trabajo, más el del resto de comarca, se reparte entre los cinco que quedan y los cinco médicos y medio (hay una media jornada) de refuerzo».

«Nuestras propuestas han sido rechazadas y aún no tenemos el calendario de las vacaciones aprobado»

El 'planning' es rechazado: «Una y otra vez, nuestras propuestas han sido rechazadas». Y añaden: «Aún no tenemos aprobado el calendario de las vacaciones de verano».

Preguntados por la causa de rechazar algo que se venía haciendo con normalidad cada año, la perplejidad: «Eso nos gustaría saber a nosotros».

«Su idea es dejar a los refuerzos para cubrir las necesidades de los pueblos y que en el centro de Haro nos cubramos entre nosotros acumulando el trabajo que sea necesario». Y explican: «Quieren dejar a estos refuerzos con ciertas horas libres para usarlos en otros lados». «Piensan que el centro de Haro no necesita refuerzo en verano», aseguran.

Y aquí viene su preocupación: «En verano, la población de Haro se triplica y las urgencias también aumentan». «No se puede atender a una población de 30.000 personas con cinco médicos», advierten.

«Una mala gestión»

Mientras hablan, llegan a una conclusión: «Ha sido una mala gestión que ya está teniendo consecuencias». Y detallan: «Uno de los refuerzos, vista la situación, se ha ido a trabajar a otro lado». «Ahora no cubrimos el servicio ni con el 'planning' que habíamos hecho», recuerdan.

«Por eso decidimos plantarnos». Reconocen que la situación de otros centros de comarcas es «similar» y no descartan que los plantes se den en más sitios. Y aseguran: «No tenemos un calendario marcado, pero la idea es hacer más plantes para que la gente conozca esta situación».

Valoran la mano tendida que el responsable del área de Salud, José Miguel Acitores, hizo en este periódico, pero centran las críticas en la responsable de la Atención Primaria, Yolanda Montenegro: «Su intención ha sido dividirnos y nos ha unido más».

Y el futuro es incierto: «De los ocho médicos de familia que han terminado la residencia, solo se quedan tres». «Y en menos de dos años, solo en Haro, se van a jubilar cinco médicos», zanjan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos