Haro licita su hostelería pública

Una mujer sale del asador Tirondoa en Haro el pasado domingo después de recoger comida para llevar. :: /Diego Marín A.
Una mujer sale del asador Tirondoa en Haro el pasado domingo después de recoger comida para llevar. :: / Diego Marín A.

El contrato de explotación del Tirondoa finaliza y 'El Barquito' continúa sin ofertas

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Haro

Mientras 'El Barquito' continúa cerrado, sin interesados en adquirir la concesión municipal, el Ayuntamiento de Haro ha vuelto a licitar la explotación de la cervecería-asador Tirondoa, situado en El Ferial. Este es, junto a 'El Barquito' y el bar del quiosco del Panteón de los Liberales, uno de los tres establecimientos hosteleros que son propiedad municipal en Haro. La última vez que se licitó la explotación del Tirondoa fue en el 2003, por un canon mensual de 900 euros (más IVA) y entonces ya se especificada que la duración del contrato se alargaría hasta el 31 de diciembre de 2017.

La concesión que licita ahora el Consistorio harense es por 20 años, con un valor estimado de 288.000 euros correspondientes a un canon mensual mínimo de 1.200 euros (impuestos excluidos). «No hemos modificado prácticamente nada, sólo hemos actualizado la renta», advierte el teniente de alcalde y concejal de Obras, Urbanismo y Vivienda del Ayuntamiento de Haro, Javier Redondo, quien informa que los actuales adjudicatarios «parece que tienen intención de continuar».

El Tirondoa ocupa una parcela de 1.459,43 metros cuadrados, de los cuales sólo 462,68 corresponden al inmueble, que es un bien de dominio público. El adjudicatario debe prestar servicio correctamente del 1 de enero al 31 de diciembre, exceptuando un periodo vacacional de 30 días y una jornada de descanso semanal. El Tirondoa cuenta con una «situación curiosa», a juzgar por Javier Redondo, ya que es un «edificio vacío, todo lo que está dentro pertenece a los adjudicatarios».

«'El Barquito' se queda desierto porque sólo es viable en verano y cuando hace buen tiempo»

Existen otros establecimientos hosteleros abiertos en propiedad municipal, como el de la estación de autobuses y que gestiona La Unión Alavesa a través de un subcontrato, y los de las piscinas climatizadas y de verano, que son responsabilidad de la adjudicataria de gestionar esas instalaciones, Ferrovial. En los tres casos las dos empresas están obligadas a dar cuenta al Ayuntamiento de Haro de quien ofrece el servicio hostelero.

«El problema no es nuevo»

El que no encuentra quien lo quiera arrendar es 'El Barquito', el local situado en el bajo del quiosco de música de los Jardines de la Vega, diseñado por el arquitecto José Luis López de Uralde y construido en 1937. No deja de ser un espacio emblemático pero, también, un negocio al que parece difícil sacarle rentabilidad. La última vez que el Ayuntamiento de Haro lo licitó fue en abril de este mismo año y, como en las anteriores ocasiones, quedó desierto. Y eso que se habían rebajado las condiciones a un canon de 551 euros mensuales (más impuestos) para un contrato de cinco años prorrogables hasta el 2026.

«El problema no es nuevo. Se queda desierto porque sólo es viable en verano y cuando hace buen tiempo, por la terraza, porque dentro el espacio es pequeño. Todo el beneficio lo tienen que generar en esas fechas», entiende Javier Redondo. Para intentar hacer más atractiva la concesión el equipo de Gobierno valora la posibilidad de incluir la maquinaria y el mobiliario, incrementando el canon, y permitir un velador «de cierta elegancia, que no rompa con la estética». «Es lo único que se nos ocurre», confiesa Redondo, porque «no se puede otorgar por un precio que rompa el mercado».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos