Haro concede una prórroga de dos semanas para acabar las obras de la Paz

El PP acusa al Ejecutivo de «matar» el comercio con la gestión de este proyecto y de tener una ciudad «paralizada»

JÖEL LÓPEZ

El Ayuntamiento de Haro ha aprobado la concesión de una prórroga de dos semanas a petición de la dirección facultativa para que la constructora encargada termine las obras de renovación de la plaza de la Paz. La decisión se tomó en la junta de gobierno local celebrada ayer por la tarde.

En esa misma reunión, según fuentes municipales, se estableció dicha prórroga como la última hasta terminar definitivamente las obras.

El concejal de Obras, Javier Redondo, ha asegurado que «finalmente se ha accedido» a la petición de la dirección facultativa de la obra de ampliación del período de realización de los trabajos por un período de dos semanas.

Una vez recibida la obra, el Ejecutivo estudiará la posibilidad de imponer algún tipo de sanción

Redondo, cuestionado por si ese plazo será, finalmente, suficiente para acabarla, es tajante: «Tiene que serlo». El caso es que con estas dos semanas más esta actuación acumulará casi tres meses de retraso sobre el plazo inicialmente previsto.

El PP fue particularmente concreto con este hecho en el pleno ordinario celebrado tras la junta de gobierno ayer por la tarde.

El concejal del grupo popular, Jesús Rioja aseguró que «con la gestión que están haciendo de esta obra están matando el comercio».

En una intervención dentro del apartado de ruegos y preguntas, Rioja insistió : «Tienen a la ciudad paralizada y no son conscientes de ello».

Afirmó el edil popular que «el comercio de la calle de la Vega necesita que se vuelva a abrir la vía para volver a la normalidad».

Sobre esto, Redondo, tras la sesión plenaria, reconoció que falta terminar «un detalle» al final de la calle Navarra para poder abrir definitivamente la calle y reestablecer el tráfico por la calzada de la Vega.

Ante las afirmaciones de Jesús Rioja, el concejal de Turismo, Leopoldo García, reconocía en el pleno que «los comerciantes lo están pasando mal pero en ningún caso se está matando el comercio». Y argumentó que «no es la primera vez que se cierra una calle durante un tiempo».

Varios desencuentros

Una vez más, las obras realizadas y por terminar se han convertido en el mayor punto de fricción entre el tripartito y la oposición. Además del la intervención de Jesús Rioja, Alberto Olarte, también del PP, se ha referido al proyecto de la plaza de la Paz como «un despilfarro que encima va a quedar mal y que no era necesaria». Y ha sumado a esa crítica, el rechazo, una vez más, a la reforma del antiguo mercado.

La opacidad y la poca transparencia en las cuentas fueron otros de los puntos donde se produjo mayor discusión en un pleno que aprobó por unanimidad la rectificación del inventario de bienes de la Corporación del año pasado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos