Haro aprueba el derribo de tres edificios en ruina en Garrás y lo remite a Patrimonio

Los tres edificios, junto al arco de Santa Bárbara, tienen que mantener algún elemento de la fachada. ::
Los tres edificios, junto al arco de Santa Bárbara, tienen que mantener algún elemento de la fachada. :: / Cristina Valderrama

Un informe de la Comunidad Autónoma deberá ratificar el estado de los inmuebles y precisar los elementos de conservación

Cristina Valderrama
CRISTINA VALDERRAMAHaro

El arco de Santa Bárbara es una de las entradas que se conservan en Haro de la antigua muralla medieval y da acceso a la recuperada plaza de Garrás. Hace una década que se optó por recuperar este punto, dentro del corazón de Haro, que choca con el estado que tienen algunas de sus viviendas. Junto al arco, en la calle Siervas de Jesús, en la plaza y ya en la calle de la Paz existen tres edificios unidos que presentan un estado de ruina.

Los propietarios de los tres inmuebles se reunieron hace unos meses con el Ayuntamiento de Haro para manifestarle su intención de derribarlos. La solicitud de declarar en ruina los tres inmuebles pasó ayer por la junta de gobierno local. El equipo de gobierno dio el visto bueno a tal declaración y ahora es el Consejo Regional de Patrimonio, organismo dependiente del Gobierno regional, quien tiene que ratificar la decisión o enmendarla.

La intención de los propietarios es derribar los tres edificios de forma unitaria. Para ello, desde el Ayuntamiento de Haro actuaron como mediadores meses atrás para que pudieran ponerse de acuerdo todas las partes y llevaran a cabo las obras y el coste de forma conjunta.

La junta de gobierno del Ayuntamiento de Haro exige a los propietarios que garanticen la seguridad

El concejal de Obras, Javier Redondo, junto al arquitecto municipal, se reunieron con el arquitecto contratado por los propietarios para valorar el estado de los edificios. Los tres inmuebles se encuentran en mal estado y ya ha habido algún desprendimiento de materiales de la fachada a la vía pública. Por eso, desde el Ayuntamiento de Haro instan a llevar a cabo medidas para garantizar la seguridad.

Asegurar los inmuebles

La orden de ejecución, que afecta a los tres edificios por igual, pasó ayer también por Junta de Gobierno. Mientras se tramita finalmente la declaración de ruina, con el visto bueno ya dado por la Administración Local, y se lleva a cabo la orden de derribo, los dueños de los inmuebles tendrán que garantizar la seguridad de los mismos.

Ayer, un cono junto a la fachada de la casa de Garrás advertía de los desprendimientos que aún se pueden ver en el suelo. Y los vecinos que se encontraban en ese momento en la plaza comentaban el mal estado de los edificios y la inseguridad que crea verlos así a diario.

Patrimonio tiene que terminar de valorar el expediente e indicar los elementos que se tienen que conservar en cada una de las tres fachadas cuando se apruebe definitivamente el derribo. En principio, las tres casas dejarán junto a la plaza Garrás y junto al arco de Santa Bárbara, un solar.

Desde el Ayuntamiento de Haro continúan con la mediación de los propietarios de viviendas en edificios en ruina para facilitar que se pongan de acuerdo a la hora de llevar a cabo la actuación pertinente, bien sea garantizar las medidas de seguridad, consolidar el edificio o, en último caso, derribar el inmueble o los inmuebles si se encuentran juntos.

El concejal de Obras reconoció que existen mediaciones abiertas sobre la mesa para tratar el tema con los propietarios y facilitar una actuación conjunta.

Fotos

Vídeos