Haro abre una zona para perros

Macarena, con los perros Kenia y Thor en la zona de esparcimiento canino de El Mazo, en Haro. ::
Macarena, con los perros Kenia y Thor en la zona de esparcimiento canino de El Mazo, en Haro. :: / Diego Marín A.

Los dueños reclaman más espacios y papeleras para adecuarlos a sus necesidades

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Haro

La anunciada nueva zona de esparcimiento para perros de Haro ya está disponible. Situado entre las calles Ramón y Cajal y Severo Ochoa, el espacio está disponible y abierto desde hace días. Cuenta con una fuente, es espaciosa, dispone del mismo terreno del parque... Pero le faltan papeleras, una de las principales pegas que señalan los dueños de los perros que usan ese espacio.

Hace tiempo que el Ayuntamiento de Haro anunció su intención de habilitar este tipo de zonas de esparcimiento canino. Y ésta, ya abierta, es una de las dos que había planeado, la otra se había señalado no muy lejos del Mazo, en la calle Médico Sin Fronteras, detrás del Silo. El vallado de la zona y el mobiliario planteó un coste aproximado de 4.000 euros. El anuncio provocó el rechazo de los vecinos de la calles adyacentes a la zona de esparcimiento, temerosos de los ruidos que pudieras ocasionar los perros. Y el equipo de Gobierno se reunió con los vecinos para escuchar sus demandas.

El equipo de Gobierno no ha querido realizar declaraciones sobre la apertura de esta zona, sin justificar la razón. A cambio, los usuarios hablan. Como Macarena, dueña de un perro de raza mezclada entre 'golden retrevier' y 'pastor belga' y vecina del barrio: «Me parece muy bien que hayan habilitado la zona, aunque creo que está todavía sin acondicionar. No hay papeleras». Para esta jarrera, los ruidos no son un problema: «Yo vivo en frente y eso es como cuando juegan los niños, gritan y lloran. No creo que sea para tanto».

La zona también carece de sombra, dos árboles lo intentan. Pese al silencio con el que se ha abierto la zona, los dueños han comenzado a entrar con sus perros, a pesar de que nadie les haya invitado o incentivado a hacerlo. No obstante, a Macarena le parece lógico que se haya acotado esta zona en el parque El Mazo, tan frecuentada por niños: «Dependiendo de qué gente, porque algunos dueños no tienen cuidado, hay gente que se puede asustar, así que es mejor que tengan un sitio. Pienso que deberían apostar por abrir más zonas en otras partes».

Fotos

Vídeos