«Teníamos que haber sido más ágiles a la hora de gestionar temas como el de la banda»

Laura Rivado, en un momento de la entrevista. :: donézar/
Laura Rivado, en un momento de la entrevista. :: donézar
Laura Rivado | Alcaldesa de Haro

Satisfecha con el tripartito, la socialista hace balance de sus primeros mil días como alcaldesa jarrera

Jöel López
JÖEL LÓPEZ

Han pasado algo más de mil días desde que Laura Rivado llegara, por sorpresa, a la Alcaldía de Haro. Rivado hace balance de casi tres años de una experiencia de la que no cambiaría nada.

-¿Después de este tiempo se imaginaba que gobernar era esto?

-Sí es cierto que lo percibo de manera diferente a como lo veía desde fuera. Es decir, la Administración es extremadamente lenta, y es algo que hay que mejorar. Y se da el caso de que el Ayuntamiento es la administración que más cerca está del ciudadano y es la que más atada de pies y manos está para darles soluciones.

«Me encantaría que la ADER colaborara para hacer un polígono, pero ya nos han dicho que no»

-¿Lo mejor de estos más de mil días?

-El contacto día a día con la gente. Que alguien te pare y te diga que falta una papelera en un sitio o que hubiera más aparcamientos por esa zona y luego hablar con el arquitecto, con intervención y secretaría y dar una solución a ese vecino es muy gratificante.

-¿Y lo peor?

-Todas las propuestas se tienen que adecuar en fondo y presupuesto y eso es muy lento y no siempre se puede hacer lo que una tiene en la cabeza. Pero eso es trabajar el día a día y encontrar la fórmula para que un proyecto se pueda sacar a delante.

-¿Se arrepiente de la decisión de firmar el acuerdo de tripartito y acceder a la Alcaldía?

-No. Para nada.

-¿Volvería a firmar el pacto de gobierno tal y como lo firmaron?

-Sí. Formamos un buen equipo, cada uno tiene sus áreas y volvería a firmarlo sin duda alguna. Cuando negociamos el acuerdo yo tenía claro que no quería un pacto de investidura, quería que los tres partidos fuéramos responsables de los cuatro años de legislatura. Para Haro esa es la mayor estabilidad que se le puede dar en este momento. Estamos gobernando muy a gusto. Existen diferencias, sí, pero salvables.

-¿Nota cierta desconfianza hacia usted como alcaldesa?

-Sí, pero lo veo normal. Si llevas tantísimos años gobernando, que tiene sus cosas buenas y sus cosas malas, cualquier persona nueva, como yo o Natalia Sobrón, por ejemplo, no la dejas acceder y no dejas que los vecinos puedan ver su manera de hacer las cosas.

-Dígame un éxito y un error de lo que lleva de legislatura.

-Lo positivo es que hemos aumentado la inversión cada año. La oposición dice que no invertimos, pero en paralelo no deja de quejarse de que hay muchas obras en la ciudad. Las obras significan inversión. Vamos camino de ser el primer ayuntamiento riojano en tener deuda cero. Y eso se hace mirando hasta el último euro.

-¿Y el error?

-Teníamos que haber sido más ágiles a la hora de gestionar diferentes problemas como el de la banda o el retraso de las obras. Mirando desde una perspectiva del tiempo te das cuenta de que igual lo teníamos que haber gestionado de otra manera.

-¿Qué ha pasado con la gestión de la banda de música ?

-Nosotros en ningún momento vamos a quitar la banda. No. Lo que pasa es que hay un contrato público. Y ese contrato hay que cumplirlo. No se cumplió en parte y a partir de ahí la bola empezó a crecer y a crecer.

-¿Si el responsable de la banda durante este proceso no hubiera sido Javier Redondo, la bola se hubiera hecho tan grande?

-Cada uno tiene su manera de llevar las cosas. Javier creía en sacar una licitación abierta y el resto creemos que es mejor negociar con la actual asociación y decidió dimitir. Pero no supone ninguna crisis. No significa llevarlo mejor o peor, es llevar la gestión de manera diferente.

-¿Y a su juicio se llevó bien?

-Se podía haber llevado de otra manera.

-¿Este equipo de gobierno tiene falta de ambición a la hora de las inversiones?

-Nosotros gastamos de otra manera. Levantar la persiana del Ayuntamiento cuesta diez millones de euros. Y contamos, aproximadamente con 1,5 millones para invertir. Puedes hacer una inversión con ese dinero o diez inversiones de 150.000 euros. Nosotros hemos apostado por esto último.

-En empleo, teniendo en cuenta sus competencias, da la sensación de que se piensa en pequeño.

-A mí me encantaría que la ADER se plantara aquí como socio para hacer un polígono, pero eso no va a pasar porque me lo han dicho ellos mismos. Y un Ayuntamiento es inviable que lleve solo ese proyecto. Pero se están haciendo muchas ampliaciones en bodegas y eso supone más trabajo y más personal. Y luego hemos hecho iniciativas como el vivero para traducir el apoyo a los emprendedores en algo real.

-¿Y cómo es la relación con los comerciantes que lo están pasando mal en el casco antiguo?

-Nosotros queremos que aquellos comerciantes que ya están implantados no les suponga un esfuerzo mantenerse. Yo intento tener una buena relación con todo el mundo, pero hay veces que no puedes solucionar todo lo que te piden.

-¿Hay riesgo de una brecha real entre dos zonas de Haro?

-Sí que lo dicen, pero el caso es que Haro, por su forma, solo puede crecer por un lado. Lo que hay que hacer es que todos los vecinos sientan Haro como uno y que vayan al centro con naturalidad.

-Viendo la postura que el ejecutivo tomó en el tema de la Línea Haro Norte, parece que con el trazado del AVE se ha puesto un poco de perfil.

-No. A mí como Ayuntamiento no me corresponde decidir por dónde debe pasar el AVE. Lo que yo quiero es que no se me quite el tren, que la línea actual no se modifique.

-¿Cree que la comisión de la mujer es suficiente para trabajar por la igualdad?

-Es un paso importante para que todos nos sintamos responsables de que hay que luchar contra la desigualdad. No es suficiente con que el alcalde sea una mujer. La oficina de igualdad, la primera en Haro, nos ha apuntado ciertas cosas a mejorar.

-¿Se va a presentar a una próxima legislatura?

-Sí.

-¿Y ya piensa en las elecciones?

-Yo me niego a pensar que es año preelectoral. A mí me eligieron para estar cuatro años, no tres, y queda mucho trabajo por hacer.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos