Las fiestas de la Virgen de la Vega, en femenino

La plaza de la Paz se llenó para asistir al lanzamiento del cohete anunciador de las fiestas de la Vega. :: donézar
La plaza de la Paz se llenó para asistir al lanzamiento del cohete anunciador de las fiestas de la Vega. :: donézar

La regidora síndica, la alcaldesa y la Jarrera Mayor y sus damas, protagonistas del festejo de Haro

DIEGO MARÍN A.

Haro. Obdulia Labiano tiene 72 años pero disfruta de las fiestas como una niña. Pocos como ella se implican tanto en colaborar, por ejemplo, cocinando la caldereta de las fiestas de Las Huertas. Por esa y otras muchas razones fue elegida regidora síndica. «Estoy muy contenta porque me gusta mucho la fiesta y la vivo intensamente, por eso satisface el honor de haberme nombrado regidora síndica», confesaba ayer Obdulia minutos después de haberse lanzado el cohete anunciador del festejo. Hoy es el día de la Virgen de la Vega, su ofrenda floral, los piropos, el rosario de faroles... y para la regidora síndica es «la fiesta que vives de otra forma, es muy importante para todos nosotros».

Ana María Domínguez Gago es la Jarrera Mayor. Una Jarrera Mayor que se sale de los cánones habituales. A sus 'piercings' y tatuajes y sus 28 años se une una hermosa historia para que esta salmantina de nacimiento haya llegado al cargo. Trabajadora del centro de día de Haro, bromeó con las personas mayores a su cargo a que se presentaran pero fueron ellos quienes acabaron animándola a ella. Lo que puede parecer un tiro por la culata, en realidad, se convirtió en una bonita historia. Los mayores que apenas salían de casa empezaron a acudir a la Basílica de Haro a ponerle velas y la invocación dio resultado, para su orgullo. Ahora pueden presumir de que su terapeuta ocupacional, Ana María, es la Jarrera Mayor.

«Me gusta mucho el rosario de faroles pero este año de lo que tengo ganas es de vivir las carrozas porque iré montada en una de ellas», advierte Ana María Domínguez Gago, quien confiesa: «Soy muy 'farandulera', me encanta ser el centro de atención». Si es así, está en su salsa. No había pasado ni diez minutos desde el lanzamiento del cohete ayer y ya le había llovido decenas de besos y felicitaciones. «A mí estar parada me mata, ir por la calle y recibir felicitaciones me encanta», aseguraba la Jarrera Mayor, bien escoltada por sus damas de honor, Ana Rosa Alonso, portadora de uno de los faroles del rosario («es muy guay, un sentimiento increíble»), y Aída Menéndez, de apenas 17 años («me gusta más el día de la Vega»).

Otra protagonista femenina de las fiestas de la Vega en Haro es la alcaldesa de la ciudad, Laura Rivado. «Sólo queda disfrutar, pasarlo bien, que la gente esté en la calle», declaró Laura Rivado, quien, entre todos los actos, destaca el rosario de faroles: «Quien no lo conozca se va a sorprender mucho». Eso sí, el Ayuntamiento no para: «Aunque sean fiestas, el trabajo hay que llevarlo de forma paralela, aunque sea difícil».

Fotos

Vídeos