«Mi caso no es ejemplar, el ejemplo lo tomamos de nuestros predecesores»

Máximo Ugalde, nuevo presidente de la AECC de Haro, posa en la calle de la Vega. :: d.m.a./
Máximo Ugalde, nuevo presidente de la AECC de Haro, posa en la calle de la Vega. :: d.m.a.

Máximo Ugalde Alegría Presidente de la Asociación Española de Lucha Contra el Cáncer en HaroInformático de 54 años, ha asumido el cargo después de tres años colaborando en la campaña rosa del cáncer de mama

DIEGO MARÍN ABEYTUA

No es habitual que un hombre asuma las riendas de una delegación de la Asociación Española Contra el Cáncer, pero así ha sucedido en Haro. Máximo Ugalde Alegría es un hombre popular en Haro, propietario de una tienda de informática en la calle de la Vega, de 54 años, fue cofundador de la Asociación Plataforma de Ermitaños 2014, que nació por la elección de la ermita de San Felices como Mejor Rincón de España por la 'Guía Repsol', campaña en la que se implicó especialmente. Con aquella entidad también se involucró en apoyar la candidatura de la Batalla del Vino de Haro para que fuera declarada Fiesta de Interés Turístico Internacional. Después de un año sin responsables de la AECC en Haro, tras la marcha de la anterior delegada (Ana Rosales), Maxi Ugalde ha asumido la responsabilidad.

-¿Qué sucedió para que la Asociación Española Contra el Cáncer no haya tenido junta en Haro durante el último año?

-La anterior junta llevaba tiempo queriéndolo dejar y, aun así, aguantó hasta la anterior campaña.

«En Haro ha sido habitual ver hombres al frente de la delegación; Jesús Ganzarain ya fue un gran presidente y también José García»

-¿Qué le ha empujado a adquirir la responsabilidad de la AECC en Haro?

-Solidaridad, empatía y ganas de trabajar por y para todas aquellas personas que necesitan la ayuda de la AECC. ¿Quién no ha tenido un familiar o amigo con esta enfermedad? Por desgracia somos muchos los que hemos vivido sus experiencias. Pero no todas son malas y es lo que queremos transmitir.

-¿Cuál es la parte buena?

-Cuando se habla de cáncer parece que se está en una fase final pero la vida no se acaba, como podía suceder hace treinta años, ahora la ciencia ha avanzado mucho y, por ejemplo, más del 80% de casos de cáncer de mama se superan. Lo gratificante también es poder ayudar.

-¿Había formado parte antes de esta entidad?

-No directamente, pero sí he participado intensamente durante tres años en la campaña del Cáncer de Mama y fue una experiencia muy gratificante. Al afrontar la campaña de este año nos pusimos en contacto con la AECC en La Rioja, hablamos con su presidenta, Divina López, y nos informaron que sin junta no se podía organizar nada en Haro. Entonces hablé con mis compañeras y, sin dudar, nos animamos.

-No es muy habitual ver a un hombre al frente de estas delegaciones de la AECC, ¿por qué?

-La verdad es que en Haro, que yo recuerde, ha sido muy habitual. Recuerdo que mi médico durante muchos años, don Jesús Ganzarain, ya fue un gran presidente de la AECC en Haro y al que se le recuerda con mucho cariño. También José García. El porqué no lo entiendo, todos podemos tomar las mismas decisiones.

-¿Cree que el suyo puede servir de ejemplo para que otros hombres se animen a dirigir estas delegaciones de la AECC?

-Creo que mi caso no es un ejemplo, más bien el ejemplo lo tomamos de nuestros predecesores.

-Quizá a veces se toman estas decisiones tras sufrir la enfermedad del cáncer, pero no tiene por qué, ¿no es verdad?

-La verdad es que no, no necesariamente, pero sí que influye en la toma de decisiones que hayas tenido personas cercanas con ella, que hayas mantenido conversaciones con personas que lo padecen e, incluso, vivir sus experiencias.

-¿En su caso, y si no es indiscreción, ha sufrido cáncer usted o alguien de su entorno?

-Yo no, pero sí tres personas muy queridas para mí. Te conciencias mucho de lo mal que lo pasan los enfermos. Pero he empatizado con mucha gente durante las campañas.

-¿Y cuál es su idea para la AECC en Haro? ¿Piensa en dar un nuevo rumbo?

-De momento, dar la cobertura necesaria después de un año de parón a todas aquellas personas que nos necesiten, retomar el tema comarcal que, en parte, depende de nosotros y el rumbo lo tomaremos sobre la marcha. Tenemos un gran camino por delante. Lo que sí nos gustaría es conseguir un lugar adecuado para que las personas sepan a dónde acudir. No es una prioridad, pero creo que es necesario para que la gente tenga una referencia.

-Quizá baste con hacer más visible la entidad después de un año parada, ¿no?

-No creo que sea suficiente, pero sí necesario, que las personas sepan que ahí estamos otra vez.

-¿Cuál es, en concreto, el trabajo que se puede prestar en Haro, a nivel local?

-Hacer de puente, que las personas puedan tener una referencia y servirles para encontrar apoyo psicológico de profesionales y, también, asesorar a las familias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos