La Cruz Roja en Haro cumple el «objetivo» de una sede propia

Estado actual de la lonja cedida a la Cruz Roja y la infografía con el futuro aspecto que tendrá. :: j.l./
Estado actual de la lonja cedida a la Cruz Roja y la infografía con el futuro aspecto que tendrá. :: j.l.

El local, situado en El Mazo, ha sido cedido por el Gobierno de La Rioja para cuatro años y con una opción de compra

JÖEL LÓPEZ

«Es un objetivo cumplido». Julio Puelles no puede esconder su satisfacción. El presidente de la asamblea local de la Cruz Roja de Haro reconoce que «será la primera vez que en más de cien años de historia de presencia, la Cruz Roja en Haro contará con sede propia».

Tras varios años de negociación, el Gobierno de La Rioja anunció la semana pasada la cesión de un local situado en el número 18 de la calle El Mazo para uso de las actividades de la histórica entidad en la localidad jarrera.

Puelles reconoce que «las negociaciones han sufrido altibajos pero siempre hubo buena disposición para llegar a un acuerdo». Añade que en las conversaciones no se barajó ningún otro emplazamiento.

Sobre la ubicación, Julio Puelles cree que es «muy buena porque pasa mucha gente y es una parte muy activa de la ciudad».

Con este local se pretende unificar toda las acciones y programas actales que ahora se dividen entre la sede del Silo y el local de la calle de la Vega en el que cumplen ahora un año.

Puelles es optimista porque «la idea es mantener todos los programas que llevamos a caboy, con el tiempo, poder realizar nuevas iniciativas». Contará, también, con una de formación homolgada con lo que las posibilidades formativas crecen.

El local se cede de manera gratuita durante cuatro años siempre y cuando se dedique a las actividades propias del colectivo social. Tras ese periodo, la Cruz Roja tendrá una opción de compra del espacio por un valor de cerca de 93.000 euros.

La Cruz Roja puede disponer del local desde el pasado 1 de abril. Puelles explica que la inversión para acondicionar el local «sale de la asamblea local».

A partir de ahora, tienen dos meses para presentar un proyecto, luego pedir tres presupuestos para que la central decida y empezar, así, las obras. Puelles estima que antes de cinco o seis meses es difícil que empiecen las obras. Y afirma que «ahora hay que ponerse a trabajar».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos