El contrato más complicado de Haro

Varios vecinos de Haro se reunieron ayer en la plaza de la Paz. :: jöel lópez/
Varios vecinos de Haro se reunieron ayer en la plaza de la Paz. :: jöel lópez

El Consistorio rechaza un convenio con la Asociación Banda de Música propuesto por el PP por «ser inviable»

Jöel López
JÖEL LÓPEZ

En las actuales series de televisión hay dos tipos de trama. Una que empieza y termina en cada capítulo y otra que se desarrolla, a veces en silencio, a lo largo de episodios y episodios.

En la serie llamada Haro, la banda municipal de música se ha convertido en una trama del segundo tipo y en cada capítulo que pasa parece no llegar nunca la resolución.

Sin contrato desde noviembre del año pasado, con los instrumentos guardados en sus fundas desde entonces, la trama se desarrolla, sobre todo, en el Ayuntamiento y en las calles.

El Consistorio celebró el pasado miércoles una nueva sesión plenaria donde se discutió sobre muchos temas. De esos que se resuelven en un solo capítulo. Y también de la banda. El Partido Popular propuso un texto en el que pedía «a la mayor brevedad posible» la firma de un convenio entre el Ayuntamiento y la Asociación Banda de Música de Haro.

Alrededor de este documento, el debate político se extendió, esta vez, en la diferencia entre contrato y convenio. La oposición aseguraba que la segunda fórmula es la idónea y, blandiendo el ejemplo firmado en Logroño, Alberto Olarte instaba al Ejecutivo jarrero a firmarlo allí mismo para «terminar con el problema».

Javier Redondo, concejal responsable de la banda, afeó algunos «errores de bulto» en el texto y argumentó que «este equipo de gobierno está trabajando en un contrato como única forma viable en el tiempo».

En el Ayuntamiento aseguran, en silencio, que están manteniendo reuniones privadas con miembros de la asociación para llegar cuanto antes a un acuerdo.

En la calle no hay música, pero sí un runrún que no cesa. Vecinos, más o menos implicados, hablan de la música que no suena. Hablan de que esta Semana Santa no sería la misma sin las notas municipales. Y hablan y se quejan.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos