Charanga, vueltas y a los toros

Los romeros participaron en las vueltas desde el Ferial hasta la plaza de la Paz para continuar hasta la iglesia. :: c.v.
Los romeros participaron en las vueltas desde el Ferial hasta la plaza de la Paz para continuar hasta la iglesia. :: c.v.

Los pequeños romeros también disfrutan de la música en el regreso y de las vaquillas

C. V.

Después de batallar es hora de que los romeros regresen a la plaza de la Paz. La hermana pequeña de la Batalla del Vino es igual prácticamente en todo. Y también en las vueltas que terminan con las vaquillas, aunque con matices.

A mediodía el cohete indicaba que los Jarreros Infantiles, la regidora síndica y el prior juvenil encabezaban de nuevo la comitiva para dar las vueltas. Y los romeros subieron bailando al son que marcaban las charangas.

Es tanta gente la que sube que la cabecera tiene que esperar a que suba todo el mundo para poder completar la vuelta al quiosco y seguir hacia la plaza de la Iglesia.

En la Casa del Santo, los cofrades de San Felices y responsables de la Comisión de Fiestas salieron al balcón para lanzar caramelos y regalos. Y también un gran balón hinchable que entretuvo a mayores y pequeños.

Y con aviso de la música, los toros de cartón piedra comenzaron a salir de la Casa de la Juventud. Primero mayores y después pequeños portaron los toros y vacas con ruedas que hicieron correr más aún a los chavales.

Las charangas fueron repasando un repertorio para continuar inculcando el jarrerismo desde la cuna. Y no faltó ni una de las canciones típicas de estas fiestas que fueron cantadas a voz en grito por todos.

La fiesta se extendió un par de horas y por la tarde continuó con teatro, disco móvil familiar y conciertos en la plaza del Feo.

Fotos

Vídeos