El Ayuntamiento jarrero se adhiere como colaborador a la Olimpiada Solidaria de Estudio

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Haro

Un año más Haro se adhiere a la Olimpiada Solidaria del Estudio y hasta el 5 de diciembre las personas que acudan a la biblioteca municipal podrán 'donar sus horas' de dedicación a un fin solidario. Promovida por la ONG Coopera, la iniciativa se dirige a niños y jóvenes para que por cada hora de estudio que dediquen en este edificio público el Ayuntamiento de Haro abonará un euro para financiar proyectos de cooperación de carácter educativo en países receptores de ayuda al desarrollo.

Desde el Consistorio jarrero se facilita la biblioteca municipal de Haro como centro de estudio para esta Olimpiada Solidaria y se aporta una cantidad de 300 euros en concepto de patrocinador de la actividad. El segundo teniente alcalde del Ayuntamiento de Haro, Leopoldo García, considera que «es lo mínimo que podemos hacer en estos casos». «Nos encontramos ante una actividad muy bonita que fomenta el estudio entre los jóvenes, la solidaridad con los más necesitados y, sobre todo, que ayuda a promover la educación en aquellos países donde el acceso a la misma no es tan sencillo como en España», señala Leopoldo García.

En esta edición, además, la Olimpiada Solidaria del Estudio cumplirá también con el objetivo del desarrollo sostenible para «garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos». De hecho, el lema escogido para este año es 'Estoy donde puedo ayudar' y el dinero que se recaude con las horas de estudio cumuladas que se conviertan en euros servirá para apoyar el proyecto 'Watoto vuelve a la escuela', que promueve la reinserción educativa de menores víctimas de la guerra, en la República Democrática del Congo. Todos los que deseen colaborar pueden acudir a la Biblioteca Municipal de Haro y manifestar al responsable de la sala su participación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos