Alta tensión en un paseo entre viñedos

Muchos de los participantes en el paseo saludable de ayer con San Felices al fondo y los campos de viñedos del término municipal de Haro. :: / Cristina Valderrama

Haro celebra un recorrido reivindicativo para concienciar de cómo puede quedar el paisaje con nuevas líneas eléctricas

Cristina Valderrama
CRISTINA VALDERRAMAHaro

El entorno de Haro ofrece bonitos paseos para disfrutar de la mañana. Y las viñas son protagonistas en buena parte de ese paisaje. Desde el casco urbano hasta San Felices existen varios caminos que dejan la carretera atrás y que ofrecen un auténtico espectáculo para la vista, sea cual sea la época de año.

Pero en este paisaje jarrero de viñedos se han colado las líneas de alta tensión y con sus cables y torres distorsionan una vista que hasta hace unos años era limpia. A esa línea se pueden sumar más ya que sobre la mesa está pendiente la Haro Norte y menos adelantada está la de Alcocero de Mola Haro.

Por ello la Plataforma en Defensa del Paisaje del Rioja y el Ayuntamiento de Haro están llevando a cabo iniciativas para destacar el valor el paisaje. A la recogida de firmas para presentar la Iniciativa Legislativa Popular en el Parlamento de La Rioja se ha sumado un paseo reivindicativo.

Los 'paseos saludables' que cada quince días organiza el Ayuntamiento de Haro quisieron advertir ayer de cómo puede quedar el entorno si se da el visto bueno a todas las líneas tal y como están proyectadas hasta ahora. Y recorrieron algo más de diez kilómetros sobre viñedos históricos.

Medio centenar de personas participó en el recorrido que partió de la plaza de Paz y bajó por la calle Navarra para coger el camino de las Callejas y pasar por viñas de Bodegas Bilbaínas o Muga.

Jesús Barrio fue explicando un recorrido que también tiene mucha historia. La ruta pasa por la cañada real por la que el ganado iba hasta Labastida o parte de la calzada romana que llevaba a Briviesca. Restos de un puente, tapado completamente por la vegetación, son retazos de la historia que se puede encontrar en los alrededores de Haro, entre otros muchos.

Y por el camino, Barrio fue nombrando numerosas plantas autóctonas y sus utilidades, ampliando el conocimiento sobre la naturaleza y también sobre Haro. Porque la mayoría desconocía un recorrido que lleva a San Felices sin coches, sin humo y rodeado de naturaleza. Un paisaje repleto de viñedos que merece la pena el paseo en cualquier época del año.

Fotos

Vídeos