El acceso de vehículos a la plaza de la Iglesia de Haro quedará restringido

El concejal de Obras, Urbanismo y Vivienda de Haro, Javier Redondo, posa en la plaza de la Iglesia. :: /Diego Marín A.
El concejal de Obras, Urbanismo y Vivienda de Haro, Javier Redondo, posa en la plaza de la Iglesia. :: / Diego Marín A.

ACCIRA expone que «si es para que la gente no aparque, nos parece bien; pero hay que facilitar el trabajo del sector hostelero»

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Haro

El acceso a la plaza de la Iglesia de Haro permanece restringido desde que comenzaron las obras de construcción del aparcamiento público de la calle Santiago. No obstante, el Ayuntamiento harense ya anunciado que la restricción continuará después, eso sí, con un horario y una normativa de acceso.

El objetivo no es otro que «mejorar la viabilidad de la zona y evitar que los vehículos accedan masivamente y a deshoras a la plaza de la Iglesia», favoreciendo «una mejor imagen de este espacio, donde tenemos un monumento nacional», explica el concejal de Obras, Urbanismo y Vivienda del Ayuntamiento de Haro, Javier Redondo, refiriéndose a la Iglesia de Santo Tomás.

Y es que la plaza es un importante punto turístico de la localidad, por ella se accede a la Atalaya, en ella desemboca La Herradura y se encuentran edificios emblemáticos como el palacio de los Condes de Haro, la Casa del Santo y la Casa de las Monjas. «Cuando terminen las obras estableceremos dos horarios, entendiendo que los transportistas descargarán por la mañana y más restrictivo por la tarde, queremos que, entonces, nadie estacione ahí», advierte Javier Redondo.

Los profesionales del sector hostelero podrán tener acceso a ciertas horas, así como los propietarios de los vados existentes, servicios funerarios, ambulancias, etc. «Si nosotros permitimos que todo el que tiene un negocio venga y aparque en la plaza de la Iglesia, y también que accedan los camiones, de 9 a 12 esto está repleto de vehículos», expone Redondo.

De tal manera, los camiones deberán estacionar en las nuevas zonas de carga y descarga que se habilitarán en la calle Santiago. El sistema de acceso se controlará mediante la instalación de unos bolardos. «Debemos dignificar este espacio de la ciudad porque, hasta ahora, nos encontrábamos coches en medio. No vamos a fastidiar a los dueños de vados ni a los comerciantes, pero sí a restringir el paso porque esta es una plaza preciosa», valora el concejal del equipo de Gobierno de Haro.

Por otra parte está la preocupación de la hostelería, sobre todo la de La Herradura, que reclama más información por parte del Consistorio. «Si es para que la gente no aparque en la plaza de la Iglesia, nos parece bien, pero no que haya restricciones al paso de vehículos porque lo que hay que hacer es facilitar el trabajo del sector hostelero, no impedirlo», declara Adelaida Alútiz, gerente de la Asociación del Comercio y la Hostelería de Haro.

En ese sentido, Alútiz solicita un cauce informativo más directo como, por ejemplo, el Consejo Sectorial de Comercio y Turismo, que «sólo se ha convocado dos veces y al principio de esta legislatura».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos