La gran casa de los naldenses

Vista de la fachada principal y de uno de las laterales de la Casa Grande en Nalda. :: p. h./
Vista de la fachada principal y de uno de las laterales de la Casa Grande en Nalda. :: p. h.

Nalda licita las obras de restauración de la Casa Grande para que albergue el nuevo Consistorio

P. HIDALGO

La historia de Nalda está en buena medida ligada a esta imponente casa-palacio (la que fue morada de los Osma) y que preside la plaza principal de la localidad, la plaza de la Tela. Ahora, el Ayuntamiento de Nalda e Islallana licita las obras para restaurar la Casa Grande y convertir este emblemático inmueble en la Casa Consistorial del municipio.

«A un edificio con este valor simbólico el mejor uso que se le puede dar es que albergue el Ayuntamiento, la casa de todos», reseña el alcalde de Nalda e Islallana, Daniel Osés. Además de recuperar este icono del patrimonio local que lleva vacío unas dos décadas, el proyecto persigue «concentrar los servicios municipales, con lo que esto conlleva de ahorro, y hacer totalmente accesibles estas dependencias», algo que resultaba imposible en la actual Casa Consistorial, destaca Osés.

Los trabajos han salido a concurso por un importe total de 824.209,81 euros y un plazo de ejecución de un año. Del montante total, el Gobierno de La Rioja aportará 445.000 euros y el Ayuntamiento, el resto.

Osés confía en que los trabajos puedan comenzar a lo largo del próximo mes de marzo. El proyecto prevé habilitar un archivo en el sótano; acondicionar salas de reuniones para las asociaciones locales y de estudio para los jóvenes en la planta baja; que el nuevo Ayuntamiento se sitúe en el primer nivel y que la segunda planta se reserve para sala de exposiciones y biblioteca.

El primer edil indica que, una vez la Casa Grande actúe como Casa Consistorial, las actuales dependencias municipales saldrán a subasta pública.

En cambio, avanza que las instalaciones de la biblioteca se mantendrán para darles algún uso municipal, así como las salas ubicadas en el centro cultural San Roque, donde se sitúan el consultorio médico y el hogar del jubilado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos