García Royo: «Me forzaron a votar en contra» del PGM de Villamediana

García Royo: «Me forzaron a votar en contra» del PGM de Villamediana
L.R.

El ex concejal de Urbanismo expulsado del PR declara que se siente «orgulloso» de su labor en el Ayuntamiento y que no se arrepiente de nada

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Logroño

Continúa la comisión de investigacióin para aclarar la aprobación del Plan General Municipal (PGM) de Villamediana de Iregua por la Comisión de Ordenación del Territorio y Urbanismo de La Rioja con las comparecencias de dos miembros del Partido Riojano: el entonces concejal de Urbanismo (2007-2011) Antonio García Royo, que fue expulsado por votar a favor, y el entonces presidente Miguel González de Legarra. Una vez más la sesión celebrada en el Parlamento de La Rioja se ha iniciado con la queja del compareciente, puesto que el ex edil de Urbanismo ha señalado haber solicitado un aplazamiento de la cita por motivos laborales, ya que desde el 2015 reside y trabaja en Lanzarote, además de alegar que no se encontraba bien y sufría dolor de cabeza.

El primero en realizar una batería de preguntas ha sido el diputado regional de Ciudadanos David Vallejo, quien ha estado acompañado del portavoz de su partido en el Parlamento, Diego Ubis, y ha destacado que Antonio García Royo «ha estado en el Ayuntamiento de Villamediana en los años en los que más afectan a esta comisión, años de contratos, concesiones y aprobación del PGM». El ex concejal ha empezado justificando que no recuerda muchos de los datos que le ha preguntado David Vallejo, quien ha subrayado que en este órgano, a nivel general de los comparecientes, «el tema de los recuerdos parece que son dolorosos». A partir de entonces García Royo, que ha manifestado desconocer la LOTUR, se ha mostrado más locuaz: «Yo no quería favorecer ni perjudicar a nadie en particular, sólo beneficiar al pueblo y, si hubo efectos colaterales, lo siento. En el partido me decían que votase en contra del PGM y yo no podía votar en contra de los informes técnicos».

A continuación, la diputada de Podemos Natalia Rodríguez ha realizado otra serie de preguntas que Antonio García Royo ha esquivado por desconocimiento o por no recordar. «Gracias por compadecer a pesar de haber roto su paz canaria», le ha espetado de inicio Natalia Rodríguez a García Royo, y al plantearle la posibilidad de haber sido compensado de alguna manera por haber votado a favor del PGM de Villamediana el ex edil ha contestado: «Estoy trabajando en Canarias cuando podría estar aquí, fíjate si he sido compensado...» (más tarde ha añadido «Me fui a Canarias porque no tenía trabajo y nadie, ni en Villamediana ni en Logroño, ni los que me apoyaron ni los que no, me ofrecieron ningún trabajo»). Por otra parte, el ex concejal de Urbanismo ha justificado su desconocimiento de la ilegalidad de las construcciones de Villamediana de esta manera: «Yo vivía a la entrada del pueblo, junto al Villa Cañas. Desconocía que las viviendas eran ilegales, las veía al ir al Ayuntamiento pero eso eran comentarios de bar, y los comentarios de bar...». La diputada de Podemos ha ido más allá y ha sido más directa: «¿Por qué usted cogió el cargo de responsable de Urbanismo con tal desconocimiento del área?»; a lo que García Royo ha contestado: «Entendí que el pueblo necesitaba un PGM, que no tenía. De leyes, la verdad... no».

El socialista Francisco Javier Ocón ha sido el tercero en cuestionar a Antonio García Royo y ha iniciado su intervención con una reflexión: «Escuchándole, la gente se preguntará qué hacen los concejales en los Ayuntamientos»; puesto que el ex edil de Villamediana ha apoyado sus decisiones en los informes de los técnicos municipales y sus faltas de respuesta, de nuevo, en desconocimiento. García Royo ha asegurado que no leyó siquiera los informes de las denuncias presentadas sobre el PGM. «¿Usted se da cuenta de que lo que está diciendo resulta inverosímil?», le ha increpado Francisco Ocón, recordando al compareciente en la sesión que «puede contestar o no pero está obligado a decir la verdad» y señalando que «si el concejal de Urbanismo se desinhibió, se despreocupó, resulta inédito, realizó una absoluta dejación de funciones, demuestra una absoluta falta de competencia». La argumentación más extensa del ex edil ha sido: «Todos los políticos votaban a favor del PGM y yo no iba a ser menos. Si los informes eran favorables, y no había ninguno en contra del Ayuntamiento, no iba a ir yo en contra de la legalidad». García Royo también ha declarado que «Pedro Sanz, en aquel momento, era un vecino más».

Por parte del Grupo Parlamentario del PP han estado presentes los diputados Jesús Ángel Garrido, M.ª Esther Agustín y Álvaro Hugo Azofra y el primero lo primero que ha hecho es disculparse ante Antonio García Royo por las molestias ocasionadas. Además, Jesús Ángel Garrido, que actualmente también ejerce de concejal en la oposición del Ayuntamiento de Villamediana, ha subrayado que en la época que se analiza en este órgano «existía un clamor por la necesidad de aprobar un PGM». Como es habitual, la actitud del PP ha sido mucho más condescendiente con el compareciente que la de Cs, Podemos y PSOE. «Es la primera vez que un compareciente está reconociendo presiones», ha destacado Garrido, ante lo que García Royo ha recordado que desde su partido entonces, el PR, «me forzaron a votar en contra» del PGM«.

«Hice lo mejor para el pueblo»

En el segundo turno Antonio García Royo se ha mostrado más hablador. Ante las nuevas cuestiones de Vallejo ha expuesto: «Hice lo mejor para el pueblo y sus personas, quería lo mejor para Villamediana y me siento orgulloso de que haya PGM porque había muchas construcciones paralizadas. [...] Lo que dije a mi partido [PR] es que 'vosotros no vivís en Villamediana, no veis todos los días a los vecinos'. El 90% del pueblo me decía en la plaza que había hecho lo que tenía que hacer, incluso de otros partidos». Natalia Rodríguez le ha preguntado al ex concejal si había leído los reportajes sobre el caso en 'Interviú', a lo que García Royo ha respondido, suscitando algunas pícaras sonrisas entre los presentes: «No leo esa revista»; y si se arrepiente de haber sido concejal de Villamediana, a lo que ha contestado: «No estoy arrepentido para nada».

Francisco Javier Ocón ha recordado a García Royo: «Lo que dijo su partido, se acuerde o no, es que el sector disperso 5 se hizo para beneficiar al señor Sanz Alonso, que no era un ciudadano cualquiera sino el presidente del Gobierno de La Rioja. Y usted tampoco era un cualquiera, era el concejal de Urbanismo y no hizo nada ante las denuncias, no cumplió con su obligación cuando le tocaba velar por la legalidad». Curiosamente, Garrido ha finalizado pidiendo disculpas al ex edil por la reprimenda de Ocón, a quien le ha acusado de que «le ciega la pasión, la enemistad y la inquina» y de haber realizado «aberraciones jurídicas», además de recordarle: «Todas las sentencias que han salido sobre este tema les han quitado la razón».

Legarra: «Hemos sufrido presiones personales y familiares»

Después de la comparecencia de Antonio García Royo, esta misma mañana también ha intervenido Miguel González de Legarra, quien fuera presidente del Partido Riojano y que expulsó al primero después de haber votado a favor del Plan General Municipal. De esta manera se ha completado la doble sesión en el Parlamento de La Rioja de la comisión de investigación para aclarar la aprobación del PGM de Villamediana de Iregua por la Comisión de Ordenación del Territorio y Urbanismo de La Rioja. A esta sesión se han incorporado el portavoz del Grupo Parlamentario de Podemos, Germán Cantabrana, y el propio compareciente, acompañado del abogado Miguel Gómez Ijalba en calidad de asesor.

Al menos en comparación con Antonio García Royo ha llamado la atención la locuacidad de Miguel González de Legarra, quien a pesar de manifestar su «sorpresa por esta convocatoria» porque «lo que tenía que decir ya lo he hecho público anteriormente», ha realizado un claro y personal resumen de los hechos en su primera intervención: «Desde el PR entendimos que las obras no se podían legalizar de ninguna manera, resulta escandaloso que el alcalde y el arquitecto lo permitieran. Sólo tenía un interés, favorecer a un infractor, el entonces 'todopoderoso' Pedro Sanz. No existía nada que hubiera impedido aprobar el PGM sin incluir el sector disperso 5», zona en la que se incluye el chalé del ex presidente del Gobierno de La Rioja.

De nuevo el primero en preguntar ha sido David Vallejo (Cs), quien ha celebrado que «hasta ahora hemos contado con personas que se han mostrado a favor del PGM», lo que no ha sido así en el caso de Miguel González de Legarra, otorgando mayor sentido a esta comisión después de muchas sesiones. Sobre el motivo de la expulsión de García Royo del PR González de Legarra ha argumentado que «es suficiente que todos en el partido estábamos de acuerdo en que no se podía permitir, no hacía falta ninguna amenaza, era una advertencia por actuar por su cuenta, eso sí se le recordó». «Él [García Royo] nunca dijo que votaría a favor, en las votaciones del partido siempre había votado en contra», ha advertido el ex presidente del PR, quien también ha recordado que en un momento dado, previo al pleno del Consistorio villametrense en el que se aprobó el PGM, «tuve que atender a García Royo en mi despacho personal porque le daba un tabardillo, como se dice coloquialmente, por unas presiones que no salían de nuestro partido, por lo que, entiendo, tenían que venir del Ayuntamiento». En este punto González de Legarra ha asegurado que «si yo he sufrido presiones personales y familiares por parte de Sanz, pocas dudas me caben de lo que han podido hacer con un pobre concejal». Una información importante que ha añadido González de Legarra es que «el PR es el único que presentó un recurso de alzada contra la aprobación definitiva del PGM de Villamediana y, desde el 2013 hasta el 2018, no hemos obtenido respuesta. Mientras no se resuelva el primer recurso no se puede presentar otro, lo que impide otras acciones».

Natalia Rodríguez (Podemos) ha preguntado directamente al ex presidente del PR si cree que García Royo obtuvo algún tipo de compensación a cambio de su decisivo voto a favor del PGM de Villamediana, a lo que González de Legarra ha contestado: «No tengo constancia, sólo la percepción personal por mi experiencia, pero no puedo afirmar nada categóricamente»; y, también, qué tipo de presiones recibió por parte del Gobierno de La Rioja o del PP: «Por ejemplo, seis procedicimientos judiciales ganados con rotundidad por mí y que tenían como objetivo minar la credibilidad e influir en la opinión pública, al margen de cuestiones personales que, por lo que implican, evidentemente, no voy a contar en esta sesión».

«Todo se urdió para beneficiar a Pedro Sanz»

Francisco Javier Ocón (PSOE) ha preferido no tanto cuestionar a Miguel González de Legarra sino a reflexionar tanto sobre los hechos como sobre la comparecencia anterior de Antonio García Royo, de quien ha manifestado: «No he visto mayor dejación de funciones. Ha venido a decir que no hacía nada». «Todo se urdió para beneficiar a Pedro Sanz, que no era un ciudadano cualquiera, y por eso se creó esta comisión», ha declarado Ocón, quien ha recordado que sólo queda el propio ex presidente del Gobierno de La Rioja por comparecer en esta comisión. Además, el diputado socialista ha mostrado a González de Legarra su comprensión por las presiones personales que ha sufrido: «Sé que lo ha pasado mal por este asunto. Yo también he tenido presiones y me he visto sentado en el banquillo de los acusados siendo sólo concejal de un municipio. Sé perfectamente como se las gastaban».

Jesús Ángel Garrido (PP) ha iniciado su intervención subrayando que «la vieja y la nueva política se alinean en contra del PP» y calificando, una vez más, a sus adversarios políticos en el Parlamento de La Rioja (PSOE, Podemos y Cs) como «tripartito de la oposición». Ante estas insinuaciones de nueva alianza política González de Legarra ha aclarado: «Estoy absolutamente alejado de la vida política, no tengo prácticamente nada que ver ya con el PR»; y, avanzando en la cuestión de la comisión, ha declarado tanto que «lo que se hizo es privilegiar a unos ciudadanos frente a otros» y que, desde el 2013, año en que se aprobó el PGM de Villamediana, hasta ahora, «nadie ha desarrollado ese sector», en referencia al número 5, en el que se sitúa el chalé de Pedro Sanz. El ex presidente del PR ha vuelto a negar haber presionado a Antonio García Royo pero sí ha reconocido que se actuó para evitar «un planteamiento de avestruz ante lo que sucedía».

Ya en el segundo turno David Vallejo ha leído una sentencia que informa de que no fue admitido el recurso presentado en el 2013 del cual había hablado anteriormente González de Legarra, quien ha insistido en que «no tengo conocimiento ninguno de que se haya resuelto». «Es evidente que Villamediana ha perdido por el paso de los años», ha considerado el ex presidente del PR, no sin aclarar: «No tengo ninguna animadversión personal con Pedro Sanz, le deseo lo mejor del mundo». «No es necesario acudir a la Fiscalía, el problema es que actúa de oficio cuando quiere y de forma tajante e inmediata», ha advertido González de Legarra ante la última intervención de Jesús Ángel Garrido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos